Foto: Reuters

El atletismo español vivió una gran jornada de tarde este viernes en el Campeonato de Europa, donde cayeron las medallas de bronce de Ana Peleterio y Orlando Ortega en triple salto y 110 metros vallas, mientras que Álvaro de Arriba logró acceder a la final del 800.

España sumó en un abrir y cerrar de ojos dos medallas en el Estado Olímpico de Berlín, para un total de cuatro –a falta de dos días de competición– con las que ganaron Julia Takacs en los 50 kilómetros marcha y Fernando Carro ayer mismo en los 3.000 obstáculos.

Un segundo día seguido de buenos resultados que comenzó a pintar bien pronto, con la semifinal de Ortega y los primeros saltos de Peleteiro. El subcampeón olímpico en Río de Janeiro dejó claro su buena preparación, a pesar de una temporada sin hacer mucho ruido, en una semifinal que manejó con autoridad con el mejor tiempo.

La final fue otra cosa, pero también le sobraron las fuerzas y solo una mala salida le impidió convertirse en campeón. La primera valla al suelo y el ansia de remontar casi le sale caro a Ortega, que firmó una apoteósica recuperación para subir al podio con 13.34, por detrás de la victoria de ‘foto finish’ del francés Pascal Martinot-Lagarde sobre el ruso Serguei Shubenkov.

Poco antes, Ana Peleteiro celebraba con la exigencia que le impone Iván Pedroso un bronce que se quedó a un centímetro de la plata, con 14.44 ante la alemana Kristin Gierisch. La baza española en el triple salto estaba casi garantizada, en la temporada meteórica de una Peleteiro bronce meses atrás en el Mundial ‘indoor’ de Birmingham. La griega Paraskeví Papajristou impuso su ley.

Mientras, Óscar Husillos comprobó lo que ya vaticinaba el miércoles tras dejar atrás las semifinales con el peor tiempo. La pelea por las medallas fue como se esperaba, muy cara. El palentino tuvo una gran salida pero ya en la última curva y la recta fue perdiendo posiciones hasta terminar sexto con 45.61, lejos de su mejor marca de la temporada (44.73).

“Me tocó la calle ocho, he salido convencido de imponer un ritmo rápido, pero a falta de 120 metros he visto que todos me pasaban. La marca no refleja el estado de forma en el que estoy”, afirmó. El oro se lo quedó el inglés Matthew Hudson-Smith y completaron el podio los belgas Kevin y Jonathan Borlée.

Husillos no pudo desquitarse del oro descalificado el pasado mes de marzo en el Mundial ‘indoor’ de Birmingham, pero recordó que aún tiene una carrera pendiente. “A descansar y pensar en el relevo, podemos ser campeones de Europa”, afirmo, sobre un 4×400 que logró este viernes su pase al final del sábado.

ÁLVARO DE ARRIBA SE QUEDA SOLO EN EL 800

Las semifinales del 800 las superó solo Álvaro de Arriba, a pesar de tener que ganarse el pase por tiempos en una serie que compartió con el campeón y subcampeón del mundo, el polaco Adam Kszczot y el francés Pierre-Ambroise Bosse. El salmantino fue cuarto en su semifinal, con 1:46.43, mientras que, también cuarto, a Saúl Ordóñez no le valió con otro cuarto puesto y 1:46.82.

El líder europeo del año sufrió en los últimos 200 metros y no tuvo sitio en la repesca. Tras esa primera semifinal rápida, la segunda imprimió un alto nivel que logró alcanzar De Arriba, pero que dejó fuera a Daniel Andújar, octavo con 1:48.10. Además, Estela García, recalificada para las ‘semis’ del 200 fue sexta de su prueba.

En el salto de altura femenina, donde España no tuvo esta vez a su tres veces campeona de Europa Ruth Beitia, la rusa Maria Lasitskene impuso su amplio dominio, aunque bajo la buena lucha de la búlgara Mirela Demireva, ambas en 2.00 pero con diferencia de nulos. El noruego Jakob Ingebrigtsen fue campeón de un 1.500 también sin españoles.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.