Un grupo de afectados por la red de estafas inmobiliarias destapada en Baleares han asegurado que han “arruinado la vida a muchísima gente” y que se han sentido “desamparados” ante la ley, “tras la derogación de la ley del 68 que brindaba cierta protección al comprador sobre planos”.

Así lo han manifestado los representados por el abogado Bartolomé Salas este jueves en un comunicado, en relación a la trama de estafas inmobiliarias que ha afectado a unas 200 personas y que supera los tres millones de euros estafados.

Los afectados han criticado que el cabecilla de la trama no tuviera “escrúpulos” en llevarse “el dinero de familias con hijos, de recién divorciados y jubilados”. En este sentido, han detallado que las cantidades estafadas son diversas, “la mayoría rondan los 30.000 euros aunque en algunos casos llegan hasta los 200.000 euros”.

“Todos confiábamos en que al hacer el pago por transferencia a una cuenta de promociones inmobiliarias ‘promociones lujo casa’, nuestro dinero estaba protegido. Creímos entender que ese tipo de cuentas están controladas por los bancos y no es tan fácil sacar el dinero de ellas, aunque él lo movió a su antojo”, han lamentado.

En este sentido, los damnificados han cuestionado cómo después de la “oleada” de estafas inmobiliarias que se produjeron con el ‘boom’ de la construcción “a día de hoy siguen pasando estas cosas”. “¿Cómo puede ser que sea tan fácil estafar a alguien de esta manera?, han preguntado.

Igualmente, han censurado que tanto las administraciones públicas como las leyes les hayan dejado “desamparados” y han reprochado que “la única ley” que les amparaba “fue derogada para beneficio de las entidades bancarias”. Por ello, han reclamado a la Administración del Estado que trate de solucionarlo “para que esto no siga sucediendo”.

Por otra parte, los damnificados han agradecido a la Guardia Civil su labor durante la investigación que se ha llevado a cabo durante los últimos meses, después de que los afectados interpusieran la denuncia en el mes de marzo, que se ha saldado, por el momento, con la detención de seis personas.

ESTAFADOS

Los afectados han explicado que “con toda la ilusión del mundo” se lanzaron a comprar una vivienda sobre planos sin pensar que podría estar tratándose de una estafa, al poder comprobar que tenían varias licencias de derribo concedidas, una excavación empezada y que se trataba de una inmobiliaria con años en el sector.

“Decidimos dar en algunos casos los ahorros y en muchos tras un préstamo para pagar la entrada de lo que se suponía sería la casa de nuestros sueños, o al menos si no de nuestros sueños sí una vivienda digna en la que criar a nuestros hijos”, han comentado.

No obstante, se percataron que con el paso del tiempo y “pensando en frío” daba pie a duda que los cambios sobre los planos fueras “gratuitos”, que en el ayuntamiento no hubiera solicitud de licencia y que el cabecilla de la red les dijera que no había aval para el segundo pago, que era del 20 por ciento.

“Ahí te das cuenta que te están timando”, han sostenido. Tras ello, “lo primero intentas recuperar tu dinero con una cláusula que decía que en no más de 90 días te lo devolvía, vas conociendo algún caso de gente a la que le ha devuelto su dinero y cruzas los dedos”.

Para los afectados “la espera ha sido larga” y han criticado que desde la propia inmobiliaria “se hacían las víctimas cuando eran participes de la estafa”. “Ver que el tiempo pasaba y las posibilidades de recuperar nuestro dinero se alejaban, ha sido duro para todos”, han sentenciado.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.