Foto: Reuters

El parque nacional de Yosemite, en Estados Unidos, ha cerrado este miércoles las zonas de mayor atractivo turístico debido a un incendio forestal que ha obligado a los visitantes a huir.

El conocido como ‘Incendio Ferguson’, que comenzó el 13 de julio en las montañas de Sierra Nevada al este de San Francisco y que se saldó con la vida de un bombero, ha obligado a los funcionarios del parque a cerrar el principal centro de visitantes del Valle de Yosemite, así como Wawona y Mariposa Grove.

“Básicamente, todo el humo se canaliza hacia ese valle y se mantiene bajo la capa de inversión”, ha afirmado el portavoz del Servicio Forestal de Estados Unidos, Jim Mackensen, refiriéndose a la condición atmosférica que evita que se levante el aire caliente y el humo.

El humo reduce la visibilidad y ha planteado riesgos para la salud de los visitantes, así como también para los empleados del parque, según Mackensen.

El incendio acabó con la vida de un bombero a mediados de julio y otros siete bomberos han resultado heridos cuando luchaban contra las llamas.

Mackensen ha afirmado que un cambio en la dirección del viento en la noche de este martes trasladó las llamas a través de las líneas del fuego del sur, dirigiéndose hacia estructuras y provocando nuevas órdenes de evacuación en la zona de Lush Meadows.

Se espera que las altas temperaturas, los vientos feroces y las condiciones áridas en el oeste de Estados Unidos aumenten el peligro en el país.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.