Vuelco inesperado en el caso de la presunta violación que una joven inglesa ha denunciado haber sufrido esta madrugada en un hotel de S’Arenal de Llucmajor.

Según ha podido saber Crónica Balear, a su llegada al Hospital de Son Espases, la joven se ha negado a ser reconocida por un médico y se ha desentendido de los agentes de la Guardia Civil que estaban allí para tomarla declaración.

Así, la joven ha abandonado el hospital sin querer dar más explicaciones y sin haber llegado a presentar una denuncia formal.

La Guardia Civil, por otra parte, había ya localizado al principal sospechoso que ha dado una versión completamente diferente a la aportada por la presunta víctima.

Según ha explicado, él había hablado con la joven pero a la puerta de la habitación y que en el interior de la misma había cuatro o cinco personas más. En un momento dado ambos entablaron una discusión y él decidió irse.

Por todo ello, y al no haberse presentado una denuncia formal por parte de la joven y ante la versión dada por el chico, el caso ha sido archivado.

La joven había asegurado haber sido violada mientras dormía

Esta madrugada, una joven inglesa que se hospeda en un hotel de S’Arenal de Llucmajor, ha comunicado al conserje que se acababa de despertar y se había encontrado a un hombre encima de ella penetrándola.

La descripción del agresor aportada por la joven coincidía con la de un muchacho que instantes antes había abandonado el hotel precipitadamente y sangrando por la nariz.
Hasta el lugar se han desplazado patrullas de la Policía Local y de la Guardia Civil, así como un médico y una ambulancia.

La presunta víctima se ha reiterado en sus declaraciones y ha explicado que ha logrado zafarse del agresor golpeándole con el codo en la cara y empujándolo, momento en que ha gritado solicitando auxilio. Gritos que han despertado a su compañera de habitación y que han hecho huir al agresor.

Según su declaración, había podido reconocer al agresor, un joven con el que había coincidido el día anterior en la piscina del hotel pero no podía explicar (ni tampoco su compañera) cómo había acabado en su habitación ya que no recordaba “absolutamente nada” de lo que había hecho durante las últimas horas.

El conserje, por su parte, recordaba que ambas jóvenes habían llegado al hotel de madrugada y en estado de ebrio.

En un principio, el hecho de que ninguna de las jóvenes recordara un solo detalle de lo que habían hecho durante la noche y de que una de ellas estuviera siendo violada sin percatarse de ello, ha hecho sospechar a los investigadores que ambas podrían haber sido drogadas-

Tras ser atendida por el médico de un PAC la víctima ha sido trasladada en ambulancia hasta el Hospital de Son Llàtzer para un examen médico que, finalmente, no ha llegado a producirse.

La Guardia Civil, por su parte, procedió a revisar las grabaciones de seguridad del hotel y logró dar con el principal sospechoso unas horas después.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.