Una mujer de 92 años ha sido detenida este martes por las fuerzas de seguridad estadounidenses tras ser acusada de matar a su hijo de 72 años de varios disparos para evitar que la internara en una residencia de ancianos en estado de Arizona, en el sur de Estados Unidos.

La Policía, que ha arrestado a Anna Mae Blessing en su vivienda de la ciudad de Phoenix, donde vivía con su hijo, ha indicado que la detenida se encuentra sujeta a una fianza de 500.000 dólares.

Blessing ha indicado a los detectives de la Policía que escondió dos pistolas en los bolsillos de su bata y se enfrentó a su hijo en su habitación, al que disparó en varias ocasiones, tal y como ha indicado la oficina del sheriff del condado de Maricopa en un comunicado.

La mujer ha indicado que trató de apuntar, a su vez, a la novia de su hijo, de 57 años, pero que ésta fue capaz de apartar las armas. La detenida ha asegurado que atacó a su hijo para evitar que éste la internara en un asilo dado que no quería seguir viviendo con ella.

Asimismo, ha destacado que debería ser “ejecutada” en respuesta a sus acciones y ha confesado que intentó suicidarse después de lo ocurrido.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.