La Policía Nacional tuvo que hacer frente el pasado día 28 a un grupo de jóvenes que intentaron ayudar a escapar a un individuo de 24 años -y nacionalidad marroquí- que acababa de ser detenido tras atacar a una mujer y que tiene innumerables antecedentes penales a sus espaldas.

Los hechos ocurrieron en Mahón el pasado día 28 de julio sobre las 4:20 de la madrugada, cuando la Policía Nacional fue alertada de un posible caso de violencia de género en un domicilio de Mahón. Dos agentes se personaron en el lugar pero no pudieron localizar al presunto agresor ya que este había huido al enterarse de que la víctima había llamado a la policía..

La víctima, por su parte, explicó que esa noche se había encontrado con su expareja, a quien había dejado una semana antes, pero que decidieron irse a cenar juntos. Sin embargo, al acabar de cenar su ex -y por un tema de celos- comenzó a insultarle.

La mujer logró llegar a su domicilio y refugiarse dentro pero su ex, que la había seguido, comenzó a golpear la puerta de la casa, llegando a fracturar la puerta y entrando en el interior del domicilio.

Ante el temor a ser agredida, como en otras ocasiones, llamó a la policía. En ese momento, el agresor se dio a la fuga.

Violencia de género

En su declaración a la policía la mujer manifestó que había tenido una relación con el hombre pero que, desde un principio, tuvo problemas con él debido a los celos y a la agresividad que mostraba, sobre todo cuando consumía alcohol u otras sustancias.

De hecho, explicó, en una ocasión el hombre acudió al domicilio donde trabajaba ella cuidando a una mujer mayor y la insultó con frases como “no vales para nada, eres una guarra, una cerda, puta asquerosa de mierda, me las vas a pagar”. Por todo ello, la mujer acabó por cortar con la relación

Atentado a agente de la autoridad

Los agentes dieron una batida por la zona para localizar al sospecho y unos veinte minutos más tarde fue localizado en el aparcamiento de la estación marítima de Mahón, donde al ser identificado e informarle de que iba a ser detenido por un presunto delito de violencia de género, arremetió violentamente contra uno de los agentes al que tiró al suelo, huyendo a la carrera y escondiéndose entre la multitud.

Tras varias batidas en la zona, nuevamente fue localizado, procediendo  a su detención a pesar de su fuerte resistencia activa. Sin embargo, el detenido comenzó a gritar “Son unos racistas, yo no he hecho nada” y resultó que otros jóvenes que se hallaban en las proximidades intentaron ayudarle a escapar, abriéndole la puerta del coche policial cuando este estaba en el interior.

Finalmente, con la intervención de una segunda patrulla de la Policía Nacional y de varios agentes de Policía Local, que intervinieron ante el tumulto de jóvenes que rodeaban al vehículo policial, se pudo trasladar al detenido a dependencias policiales.

Al detenido le constan numerosos antecedentes por violencia de género, lesiones, robos con fuerza y robos con violencia e intimidación.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.