Las autoridades de Túnez se niegan a permitir el desembarco de los 40 migrantes rescatados por un barco tunecino de una empresa de gas el pasado viernes y que desde el lunes se encuentra frente al puerto de Zarzis, según informa el portal InfoMigrants, que ha hablado con un miembro de la tripulación.

Según este medio y también la web de alerta en apoyo a las operaciones de rescate en el Mediterráneo AlarmPhone, además de las autoridades de Túnez, tampoco Malta ni Italia han aceptado el desembarco en sus puertos de los 40 rescatados.

La pequeña embarcación de madera con los migrantes –procedentes de Egipto, Malí, Nigeria y Bangladesh– había partido de Libia y tras cinco días en el mar a la deriva por una avería del motor y sin comida ni agua, se aproximó a una plataforma de gas frente a la costa de Túnez de la empresa tunecina Miskar.

El personal de la plataforma vio el barco con problemas y decidió enviar uno de sus barcos de abastecimiento, el ‘Sarost 5’, al rescate. A continuación, la tripulación contactó a las autoridades tunecinas para pedir ayuda y estas les indicaron que podían desembarcar a los migrantes en el puerto de Sfax, pero luego cambiaron de opinión.

Ante esta circunstancia, según el relato de los hechos de InfoMigrants, el ‘Sarost 5’ contacta con Malta e Italia, que también niegan el acceso a sus puertos. De acuerdo con Alarmphone, el rescate se produjo en aguas internacionales y dentro de la zona de búsqueda y rescate de Malta, según han confirmado tanto la propia tripulación como el servicio de salvamento de Túnez.

A continuación, ante el rechazo de los tres países, el barco tunecino decide dirigirse al puerto de Zarzis, en el sur de Túnez, pese a no tener autorización. “Llegamos la noche del domingo al lunes a las 2.00 horas”, ha contado a InfoMigrants Karim, uno de los tripulantes. Desde entonces, ante la negativa de las autoridades a permitirse el atraque en puerto, el barco se encuentra anclado a unas millas náuticas de Zarzis.

Desde que se produjo el rescate, la tripulación del ‘Sarost 5’ ha tenido que compartir su comida con los migrantes a bordo. “Tenemos con nosotros un herido y una mujer embarazada de seis meses (…) Mientras que no se encuentre una solución estamos condenados a permanecer con ellos en el mar”, ha añadido Karim.

“Estamos racionando los alimentos pero pronto se agotarán”, ha advertido el tripulante. “Solo nos quedan dos días de comida y 30 paquetes de seis botellas de agua”, ha contado a InfoMigrants.

TÚNEZ NO QUIERE SER ‘PUERTO SEGURO’

El Foro Tunecino para los Derechos Económicos y Sociales (FTDES), una organización tunecina que ayuda a los migrantes, ha confirmado la situación del barco. “Túnez rechaza acoger a estos migrantes bloqueados en el mar porque no quiere convertirse a largo plazo en un ‘puerto seguro’ de referencia para los países europeos”, ha señalado uno de sus miembros a InfoMigrants.

“Nos han dejado a nuestra suerte: no comemos apenas nada, a falta de abastecimiento”, cuenta por su parte Landry, uno de los rescatados en su cuenta en Facebook. “Dormimos sobre las tablas del suelo. No tenemos ningún elemento de aseo necesario: ni jabón, ni cepillo de dientes… Los miembros de la tripulación hacen todo lo posible por ayudarnos pero ellos mismos están al límite de sus fuerzas”, añade.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.