Patricia Gómez

La asociación El defensor del paciente ha criticado este martes que no se dé una cita a una prueba médica en Baleares a “un paciente con patología grave” porque éste “no quiere dar su teléfono de contacto” y ofrece un mail y su domicilio como contacto.

Según relata esta entidad, “se niegan en redondo a darle la cita” al entender que les debería facilitar “el teléfono de un vecino o de un bar” para darle la cita y, por ello, critican “el problema contra la intimidad que supone tal petición”. “Es ridículo que no le den cita por carta o por email y, sin embargo, se la quieran dar al vecino que nada le importa la salud de este paciente”, declaran.

Por ello, El defensor del paciente pide a la presidenta del Govern, Francina Armengol, y a la consellera de Salud, Patricia Gómez, que se dé la cita “de inmediato” puesto que, “si no se puede hacer la prueba por capricho administrativo e imperativo, serán responsables de la situación que se produzca al paciente al no tener las pruebas para ser valoradas por el médico”. “Esperamos cordura, respeto y sobre todo actuación lógica si algún paciente no quiere o no puede tener teléfono”, concluye la asociación.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.