EP

El Gobierno ha afirmado este viernes que “no procede ni está decidido” proyecto alguno para reformar el Código Penal con vistas a actualizar el delito de rebelión para que, como propuso Pedro Sánchez siendo líder de la oposición, deje de estar tan estrechamente ligado a una situación similar a la de un alzamiento militar.

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, la portavoz del Ejecutivo y ministra de Educación, Isabel Celáa, ha contestado, tras ser preguntada si el Gobierno va a poner en marcha esta iniciativa que planteó en su día Sánchez, que este asunto no se había tratado en la reunión de este viernes. “No procede ni está determinado ni decidido”, ha añadido.

Hace unas semanas, sin embargo, la titular de Justicia, Dolores Delgado, contestaba en el Congreso precisamente a una pregunta del PP sobre si el Ejecutivo mantenía la propuesta de Sánchez de actualizar el delito de rebelión. Y la respuesta de Delgado fue que el nuevo Gobierno hacía suya la iniciativa del secretario general del PSOE de cambiar la tipificación del delito de rebelión para adaptarlo a las “nuevas situaciones” y “actores”.

Delgado defendió la necesidad de realizar un “debate sosegado” donde se alcance el “máximo de los consensos” para afrontar las “nuevas situaciones, incluso nuevos actores” que pueden aparecer en relación al delito de rebelión. Recordó que este delito tiene su origen “en una ley de 1900” y que se introdujo en el Código Penal en 1928 como traición. El tipo penal que se conoce actualmente se contempló en 1932 y hasta la actualidad se ha mantenido con unos “contornos de alzamiento militar, de golpe militar y con un elemento que es la violencia”, explicó.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.