La ex vicepresidenta del Gobierno Soraya Sáenz de Santamaría ha ganado las primarias del PP por la sucesión de Mariano Rajoy con el 36,95% de los votos (21.513), seguida por Pablo Casado, que ha obtenido el 34,03% (19.967).

En tercer lugar queda María Dolores de Cospedal, que ha recibido el 25,9 % de las papeletas (15.090), según los datos oficiales provisionales facilitados por el PP. La participación ha sido del 87 por ciento, 67.158 votos válidos; se han registrado 84 nulos y 118 votos en blanco.

La cuarta posición es para el ex ministro José Manuel García Margallo, que ha sumado 680 apoyos (1,17%); en quinto lugar ha quedado José Ramón García-Hernández y 668 votos (1,15%); y cierra la lista el sexto candidato, Elio Cabanes, con 185 apoyos (0,32).

1.546 PAPELETAS DE VENTAJA

Santamaría ha ganado por 1.546 papeletas a Casado, pero lo ha hecho en 30 circunscripciones entre provincias y comunidades uniprovinciales y por comunidades autónomas, se ha impuesto en Andalucía, Comunidad Valenciana, Castilla y León, Canarias, País Vasco, Cantabria, Melilla y La Rioja.

Casado ha vencido en 14 territorios y por comunidades, en Madrid, Murcia, Navarra, Aragón, Cataluña, Extremadura y Baleares, mientras que Cospedal lo ha hecho en Castilla-La Mancha, Galicia, Asturias y Ceuta, con 17 provincias en total.

Margallo, por su parte, ha recogido casi la mitad de los votos en Madrid y la Comunidad Valenciana, aunque ha obtenido algunos en todas las provincias salvo en Navarra, Gomera, Fomentera y Huelva.

García-Hernández, por su parte, ha recibido el grueso de votos en Madrid, Ávila y la Comunidad Valenciana (en 14 provincias no ha recibido apoyos). Cabanes, por último, ha recibido en su también en esta última comunidad casi todos sus votos.

UNA LLAMADA A LA UNIDAD

El presidente del comité organizador, Luis de Grandes, ha aclarado que la proclamación de datos oficiales tendrá lugar el lunes, aunque ha avanzado que cambiarán poco. Ha considerado satisfactoria la participación y el trabajo de los afiliados y de los miembros del partido en todo el proceso, que a su juicio se ha desarrollado de forma ejemplar.

En cuanto al enfrentamiento entre candidatos, ha dicho que le parece “democrático” y “entre compañeros”, sin descalificaciones personales. En cuanto a los problemas en algunas votaciones en el día de hoy, los ha considerado “incidentes sin importancia” que no se han traducido en denuncias formales, aunque la organización los revisará.

De Grandes ha apostado a partir de ahora por una “posición de unidad” entre los dos candidatos que han pasado este primer corte, pero ha dejado claro que la organización del congreso “no puede forzar” en una dirección u otra si no es “la querida”. Quedará en manos, ha subrayado, de Soraya Sáenz de Santamaría y Pablo Casado.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.