A.S.O/LE TOUR DE FRANCE

El ciclista eslovaco Peter Sagan (Bora-Hansgrohe) ha ganado este miércoles la quinta etapa del Tour de Francia, disputada entre Lorient y Quimper sobre 204,5 kilómetros, imponiéndose en un final empinado a Sonny Colbrelli (Bahrain-Merida) y Philippe Gilbert (Quick-Step Floors), mientras que Greg Van Avermaet (BMC) ha defendido su maillot amarillo de líder.

Sagan, vencedor de la segunda etapa en La Roche-sur-Yon, repite éxito en un trabajado final en el que fue capaz de aguantar el duro ataque del ‘clasicómano’ Gilbert, primero, para una vez superado el último repecho ser el más fuerte en el pulso ante otro velocista como Colbrelli, a quien le sobraron unos metros.

Y es que el eslovaco, vigente campeón del mundo en ruta, no dio opción al italiano que, sin contar con Sagan, hubiera ganado de calle. Pero se topó con un ‘maillot verde’ por delante que no titubeó pese al esfuerzo previo de mantenerse en cabeza, y así Sagan logró con un ataque final su segundo triunfo en este Tour de Francia, décimo en global en la ronda gala, y refuerza su liderato en la regularidad.

Con el español Alejandro Valverde (Movistar Team) cuarto, el belga Van Avermaet terminó séptimo la etapa, valiente y entre los mejores, para defender su liderato en la general provisional tras una jornada exigente llena de cotas y repechos que servirá de antesala para el ‘muro de Bretaña’ de este jueves.

Tuvo que pelear Van Avermaet por seguir vistiendo de amarillo y lo logró gracias a pasar segundo por el punto bonificado y sumar dos segundos de bonificación, sólo por detrás de un Julian Alaphilippe (Quick-Step Floors) que entró quinto en Quimper y que ahora está a 6 segundos del líder en la general provisional, con su compañero Gilbert a sólo 3 segundos.

Margen estrecho pero suficiente para el belga del BMC, ya que su compañero Tejay Van Garderen sigue segundo en la general pero ahora a 2 segundos, por ese bonus, mientras que Geraint Thomas (Team Sky) es ahora cuarto, a 5 segundos, tras ceder su plaza en el podio provisional a un Gilbert que fue protagonista.

El veterano belga del Quick-Step, campeón del mundo en 2012, fue el primero de los hombres fuertes en atacar en el repecho más duro de la llegada a la bretona Quimper. Pero su movimiento fue seguido por Van Avermaet, atento, también por Colbrelli y Sagan que fueron los esprinters que aguantaron el tipo, y hombres de la general como Vincenzo Nibali (Bahrain-Merida).

Para llegar a este escenario de lucha por el triunfo entre los más fuertes, primero tuvo el pelotón que echar por tierra una escapada formada inicialmente por siete ciclistas, entre ellos un Sylvain Chavanel (Direct Energie) muy combativo junto a su compañero Lilian Calmejane y Tom Skujins (Trek-Segafredo).

Calmejane fue el último superviviente y fue cazado a 12 kilómetros de la meta, justo antes del punto bonificado, por Alaphilippe y Van Avermaet. Agrupado el pelotón, no sin antes acabar con el intento en solitario de Rein Taaramae (Direct Energie), incapaz de dar continuidad a los ataques previos de sus compañeros Chavanel y Calmejane.

El ritmo en el tramo final fue frenético, con un Team Sky tirando del grupo hasta ponerlo el joven colombiano Egan Arley Bernal en fila india, y llevando a su líder Chris Froome hasta meta con seguridad, si bien al final nadie en el equipo británico pudo disputar la etapa, siendo Geraint Thomas el mejor con su duodécima posición, fuera de un ‘Top 10’ en el que estuvo Nibali, décimo, o Daniel Martin (UAE), sexto.

No pudieron disputar esta dura etapa el belga Tiesj Benoot (Lotto-Soudal), que se cayó en la cuarta etapa y abandonó la ronda gala, ni el australiano Michael Matthews (Sunweb), que no estuvo en el punto de salida por enfermedad. Salió pero abandonó por caída en los primeros kilómetros el croata Robert Kiserlovski (Katusha-Alpecin).

De cara a este jueves, la sexta etapa se disputará entre Brest y el Muro de Bretaña en Guerlédan sobre 181 kilómetros, en un final de jornada que se presume eléctrico si se desatan las hostilidades y no hay tregua. Habrá dos pasos por el Mur-de-Bretagne –3ª, con 2 kilómetros al 6,9% y rampas muy duras– y el último de ellas, con la meta, podría marcar diferencias y propiciar un cambio de líder.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.