La Asociación Española de Usuarios, Empresarios y Profesionales del Transporte Aéreo (ASETRA) ha pedido al Gobierno de España que investigue si la actual “modalidad contractual” de la aerolínea irlandesa Ryanair con sus tripulantes de cabina (TCP) españoles podría suponer un fraude a la Seguridad Social y la Agencia Tributaria.

Según la asociación, basándose en una sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TSJE) de septiembre del pasado año, la compañía aérea está obligada a contratar a sus tripulantes bajo normativa española si estos pasan más de 185 días en las bases de su lugar de residencia.

Dicha sentencia recoge, según ASETRA, que, para evitar la elusión fiscal en el caso del transporte aéreo, se considera como base el país desde el que el trabajador parte, al que vuelve, desde el que recibe las instrucciones, desde el que organiza su trabajo y en el que están estacionadas las aeronaves.

Si ese país fuera España, según ASETRA, los ingresos por Seguridad Social derivados de los contratos de los TCP españoles y sus retenciones fiscales deberían adecuarse a la normativa patria, algo que para la asociación no está sucediendo porque la aerolínea obtendría rentabilidad al aplicar las retenciones de Irlanda, más favorables.

Este modelo de negocio aplicado por Ryanair puede suponer para ASETRA que el erario público esté dejando de ingresar miles de millones de euros derivados de la contratación de empleados y la aplicación de retenciones menores a las que la Agencia Tributaria tiene establecidas.

 

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.