Foto: Reuters

El golfista británico Justin Rose logró este sábado el récord del campo de Carnoustie en la tercera jornada del Abierto Británico gracias a los 64 golpes que firmó, siete bajo par del campo, un registro que le da licencia para pelear por la victoria a falta de un solo día de competición.

Un día después de pasar el corte sin protagonismo y lejos de los mejores, el golfista de origen sudafricano llamó la atención con una marca para el recuerdo. Sus 64 impactos igualan los que consiguieron el americano Steve Stricker y el australiano Richard Green.

El número tres del mundo, ganador del US Open en 2013 y subcampeón del Masters el año pasado, culminó una actuación impecable con ‘birdies’ en los últimos dos hoyos y siete en total. Su tarjeta totaliza 209 impactos y se encuentra a dos golpes de los líderes a falta de que finalice la jornada.

La marca obtenida este sábado le hace “feliz” por cómo ha retomado la competición tras los dos primeros días, que fueron “difíciles y frustrantes”. Rose es sexto en la clasificación general después de ascender -de una tacada- 59 posiciones en la tabla.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.