Albert Rivera

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, ha afirmado este martes que la situación en Cataluña no ha mejorado con la llegada de Sánchez a La Moncloa, sino al revés, porque la Generalitat camina hacia otro “golpe a la democracia”, y además se ha incrementado el “clima de intimidación” a los jueces, fiscales, cargos públicos y catalanes de a pie que no son separatistas, mientras el presidente de Gobierno “mira para otro lado” y no les defiende.

“Sánchez no se ha pronunciado sobre este acoso a los catalanes que están defendiendo la ley y la Constitución. Nos hace falta sentir el aliento del Gobierno y no lo estamos viendo”, se ha lamentado el líder naranja.

En su opinión, la negativa de PP y PSOE a seguir aplicando el artículo 155 de la Constitución en Cataluña tras el nombramiento de un nuevo Gobierno se ha traducido en que las cuentas catalanas siguen “descontroladas”, en que vuelve a haber “embajadas abiertas atacando intereses de España” y a que se haya producido una “purga” en los Mossos d’Esquadra.

“Los señores (Quim) Torra y (Carles) Puigdemont están decidiendo cada una de las cosas que suceden en España”, ha denunciado, recordando el voto decisivo del PDeCAT para la elección de la nueva administradora de RTVE, Rosa María Mateo, o la importancia que podría tener su postura para la aprobación de unos futuros Presupuestos Generales del Estado.

UN PRESIDENTE TEMPORAL “DESESPERADO” POR EL PODER

Para Rivera, “la situación en Cataluña va camino del lugar de donde venimos, camino del golpe a la democracia y el separatismo” y constituye “un grave error poner en manos de los separatistas a todos los españoles”. “No se puede se puede gobernar España con los que quieren liquidar España, a nadie en su sano juicio se le ocurriría salvo a un presidente temporal desesperado por llegar al poder”, ha dicho.

Tras insistir en que lo que hace Sánchez es “un error” y “una irresponsabilidad”, Rivera ha vuelto a defender la aplicación del 155
negociando con PP y Gobierno qué competencias pueden volver a estar en manos del Gobierno central, entre las que ha citado la supervisión de las cuentas, las embajadas catalanas y la obligación de “hacer cumplir sentencias judiciales en materia de símbolos separatistas en las calles”.

En este punto, ha pedido al Ejecutivo que “limpie las calles, plazas, playas e instituciones de símbolos separatistas” porque el espacio público “es de todos” y debe ser “neutral”. Además, ha avisado de que si la Delegación del Gobierno en Cataluña sigue “mirando hacia otro lado” y no actúa, lo hará Ciudadanos uniéndose a los voluntarios que ya han empezado a retirar “propaganda ilegal” de los pueblos para poner fin a lo que considera una “ocupación excluyente del espacio público”.

“No puede ser que la delegada del Gobierno de la Generalitat en Bruselas, que es Estado, sea una prófuga la Justicia. No puede haber una embajada trabajando cada día para dinamitar el Estado”, ha proclamado Rivera, quien cree que el tiempo ha “dado la razón” a su formación y que se tenía que haber seguido aplicando el 155 porque “la lealtad institucional” no existe y mientras ésta y el “respeto a la legalidad” no se den, no se puede dialogar con el Ejecutivo de Torra.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.