Realizar 15 minutos de ejercicio aumenta la conectividad y eficiencia cerebral, lo que, a su vez, mejora las habilidades motoras, según ha puesto de manifiesto una investigación realizada por expertos de la Universidad McGill (Canadá) y que ha sido publicada en la revista ‘NeuroImage’.

Para alcanzar esta conclusión, los científicos realizaron dos pruebas a diversos participantes. La primera, conocida como ‘tarea de pellizco’, consiste en sujetar un objeto similar al ‘joystick’ de un ordenador y usar diferentes grados de fuerza para mover el cursor hacia arriba y hacia abajo para conectar rectángulos rojos en la pantalla lo más rápido posible.

Este ejercicio se eligió porque involucraba a los participantes en el aprendizaje motor a medida que trataban de modular la fuerza con la que agarraban el joystick’ para mover el cursor por la pantalla.

Posteriormente, se pidió a los participantes que repitieran una versión abreviada de esta tarea, conocida como una ‘tarea manual’, a intervalos de 30, 60, 90 minutos, después del ejercicio o el descanso, mientras los investigadores evaluaban su nivel de actividad cerebral.

El último paso del estudio incluyó participantes de ambos grupos repitiendo la ‘tarea de pellizco’ a las 8 y 24 horas después de realizarla inicialmente, lo que permitió a los investigadores capturar y comparar la actividad cerebral y la conectividad a medida que se consolidaban las memorias motrices.

Así, los investigadores descubrieron que aquellos que se habían ejercitado constantemente podían repetir la ‘tarea de pellizco’ conectando diferentes áreas del cerebro de manera más eficiente y con menos actividad cerebral que aquellos que no se habían ejercitado. Además, la reducción de la actividad cerebral en el grupo de ejercicio se correlacionó con una mejor retención de la habilidad motora 24 horas después de la práctica del motor.

Esto sugiere que incluso una corta sesión de ejercicio intenso puede crear un estado cerebral óptimo durante la consolidación de la memoria motora que mejora la retención de las habilidades motoras. Cuando analizaron más específicamente lo que estaba sucediendo, los investigadores descubrieron que, después del ejercicio, había menos actividad cerebral, muy probablemente porque las conexiones neuronales entre los hemisferios cerebrales se habían vuelto más eficientes.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.