Repsol Honda

El piloto español Dani Pedrosa Ramal, nacido en Sabadell el 29 de septiembre de 1985, ha optado por poner el punto final a su carrera en el Mundial de Motociclismo después de ser hasta la fecha una de las estrellas del universo MotoGP, un pequeño gran campeón de apenas 1,60 metros de altura y 51 kilos que se va con tres títulos aunque ninguno de ellos en la categoría reina.

Pedrosa, con trece campañas en MotoGP y siempre de la mano del Repsol Honda y HRC, dejará un hueco difícil de llenar en el Mundial pues se va el tercer piloto con más carreras en su haber, sólo por detrás de los italianos Valentino Rossi y Loris Capirossi (también retirado), y como el tercer español con más victorias en MotoGP, 31 de momento y sólo superado por Marc Márquez y Jorge Lorenzo, además de ser un candidato fijo, aunque eterno, al título.

El infortunio, en forma de incontables lesiones y caídas inoportunas, se ha cebado con el piloto de Castellar del Vallès, que acumula un total de 54 triunfos sumando las tres categorías y que se proclamó campeón de 125cc en 2003, en su tercer año en el Mundial y donde dejó adelantamientos increíbles que ya hablaban de su capacidad, y dos veces campeón de 250cc, en 2004 y 2005, enlazando tres coronas que le valieron para dar el salto a MotoGP.

Desde la temporada 2002 siempre ha ganado por lo menos una carrera, lo que confirma su calidad. Así, en MotoGP y a lo largo de 12 Mundiales, siempre ha conseguido subir a lo más alto del podio y, de hecho, es junto a Jorge Lorenzo –quien será su relevo en Repsol Honda a partir de 2019 y con el que vivió polémicas en sus primeros años que parecieron quedar zanjadas cuando Don Juan Carlos les obligó a darse la mano en el podio del Gran Premio de España de 2008– el segundo piloto con más podios en la categoría reina, por detrás del nueve veces campeón del mundo Valentino Rossi.

Números y datos de absoluto campeón que, no obstante, no lo es tal en MotoGP ya que sus tres Mundiales consecutivos fueron entre 125cc y 250cc y no tuvieron continuidad en la elite. Sus seguidores todavía no entienden lo sucedido en 2012, cuando el catalán fue el piloto que más carreras ganó, hasta siete Grandes Premios, y subió al podio en 16 de las 18 carreras, pero terminó segundo en el campeonato a 18 puntos del campeón Jorge Lorenzo.

También podría haber sido serio aspirante un año después, justo el del salto de Marc Márquez a la categoría ‘reina’. Una caída en Sachsenring, donde había ganado los tres últimos años, le impidió correr y su compañero lo aprovechó para tomar el mando. Dañado en la clavícula, forzó para estar en Laguna Seca siete días después, pero el de Cervera ganó cuatro carreras seguidas y le cerró la puerta. Ya no pudo estar más en la pelea.

Su debut en la categoría reina en 2006 fue bueno, logrando dos victorias –en China y Gran Bretaña– y cuatro ‘pole position’ para ser el mejor ‘rookie’ del momento, y desde entonces siempre fue un piloto destacado, querido por afición e incluso rivales, limpio en sus acciones y de poco gusto por la riña pese a alguna excepción.

Gran desarrollador de motos, alabado en ese sentido por sus compañeros, siempre tuvo pericia para sacar el máximo potencial de sus monturas y llegar a ser el séptimo piloto más laureado de la historia en cuanto a carreras ganadas, empatado hasta el momento con otra leyenda como el australiano Michael Doohan.

En la que será su última presencia en el Mundial, pese a que se había hablado de la posibilidad de seguir en 2019 con un potente equipo satélite de Yamaha o incluso de ir a un satélite de Honda de la mano de Emili Alzamora, Pedrosa perseguirá un triunfo en un Gran Premio que le permita alargar su racha de años seguidos ganando una carrera y celebrar, de la mejor manera, su adiós a Honda y MotoGP.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.