Los trabajadores del Ferrocarril de Sóller han rechazado la última oferta económica de la empresa para la firma del nuevo convenio al entender que éste “no es acorde” a los beneficios de la concesión, ni al aumento en los gastos de dietas del órgano de administración, y han reclamado un incremento salarial del 9 por ciento en tres años.

Según ha informado este martes UGT en un comunicado, el comité de empresa, compuesto por UGT y CCOO, ha criticado que a los trabajadores les quieran subir el sueldo un 1 por ciento sobre el IPC, cuando el coste de las dietas del órgano de administración aumentó un 25 por ciento el año pasado respecto al anterior.

Así, los representantes de los trabajadores piden una subida del 3 por ciento anual para un acuerdo laboral de tres años, y que se mantenga el articulado actual del convenio. Según han declarado desde el comité de empresa, ven “insuficiente” la propuesta de la empresa, “y más teniendo en cuenta que los gastos de personal están disminuyendo, mientras que los beneficios de la concesionaria se incrementaron un 21 por ciento en 2017”.

Tampoco están de acuerdo con ligar la subida salarial a la modificación de un artículo del convenio relativo al protocolo que se debe seguir a la hora de que un fijo discontinuo pase a ser fijo de todo el año.

Los representantes de los trabajadores han explicado que tuvieron que demandar a la empresa porque “estaba promocionando como fijos de todo el año a trabajadores fijos discontinuos sin valorar el criterio de antigüedad establecido en el convenio colectivo”.

Según han relatado, en primera instancia los tribunales dieron la razón a los sindicatos pero la sentencia está recurrida por la empresa ante el Tribunal Superior de Justicia. “Nos parece un chantaje inadmisible. Nos están diciendo que solo hay subida salarial si olvidamos una sentencia a nuestro favor y acatamos un sistema de promoción interna que los trabajadores no ven nada claro”, ha denunciado públicamente este martes el comité de empresa.

Por todo ello, el comité ha pedido “actitud positiva” a los representantes de la empresa y ha incidido en que, desde enero que abrieron la negociación, “en aras de buen entendimiento” han ido “cediendo” en las demandas. “Ahora le toca a la empresa rebajar sus pretensiones”, concluyen.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.