Foto: Reuters

Los niños rescatados de una cueva del norte de Tailandia se han despertado este jueves en sus casas por primera vez en más de tres semanas tras recibir la víspera el alta médica, una jornada que muchos de ellos han iniciado al amanecer sumándose a una ceremonia religiosa.

Los doce niños, de edades comprendidas entre los 11 y los 16 años, y su entrenador de 25 años fueron dados de alta de un hospital en la provincia de Chiang Rai el miércoles y ese mismo día comparecieron en una rueda de prensa.

Durante el evento retransmitido por televisión en todo el país, sonrieron, bromearon y mostraron solidaridad entre ellos, mientras compartían detalles de su traumática experiencia dentro del inundado complejo de cuevas de Tham Luang.

Muchos de los menores proceden del distrito de Mae Sai, situado cerca de la frontera con Birmania. Algunos fueron recibidos con abrazos, lágrimas y sonrisas por familiares y amigos a su regreso a casa el miércoles. Otros fueron bendecidos con agua cuando entraron en sus viviendas.

Este jueves, algunos de los niños y sus familiares participaron en ceremonias religiosas en el templo Wat Pha That Doi Wao de Mae Sai, un antiguo templo con vistas panorámicas del paisaje circundante. Los periodistas no pudieron acercarse a los niños y sus familias en el templo para darles privacidad.

El último del grupo fue rescatado el martes pasado, poniendo fin a una dura experiencia de 18 días en la que no tuvieron comida y sobrevivieron gracias al agua procedente de las estalactitas de la cueva.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.