Renata G., la conductora ebria que atropelló y mató la pasada noche de Sant Joan a una menor en Sa Ràpita, podrá salir en libertad bajo fianza de 12.000 euros.

Esa es la cantidad que le ha impuesto la jueza de Manacor que instruye el caso, junto a la obligación de comparecer cada quince días en la sede del Juzgado, la prohibición de conducir vehículos y salir de España.

Renata G., es de origen polaco, tiene 44 años, es madre de dos hijos y reside en Campos.

Atropello mortal

La joven atropellada, Paula Fornés, tenía 15 años y acababa de finalizar los estudios de secundaria en el colegio Es Liceu (Pont D’Inca).

El fin de semana se había desplazado hasta Sa Ràpita para disfrutar de la ‘Nit de Sant Joan’ cuando poco antes de las dos de la madrugada, y cuando se encontraba en el carril bici de la avenida Miramar, Renata la atropelló mortalmente y se dio a la fuga, aunque su coche fue interceptado en un semáforo.

Renata quintuplicó la tasa de alcoholemia permitida para circular. A su llegada al cuartel de la Policía Local de Campos –quienes se hicieron cargo de las investigaciones- , la mujer no era consciente si quiera de lo que acababa de hacer. De hecho, durante su comparecencia judicial en Manacor, declaró que no recordaba nada de lo sucedido excepto que había estado bebiendo vino en la playa con unos amigos y que había dado un golpe.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.