El regidor de Modelo de Ciudad, Urbanismo y Vivienda Digna, José Hila, ha presentado la modificación del Plan General sobre la regulación aplicable a los establecimientos turísticos y albergues juveniles que impide, entre otros, que las viviendas de la ciudad sean sustituidas por establecimientos turísticos.

Así lo ha anunciado este lunes Hila, quien ha explicado que se trata de una norma “restrictiva” que pretende establecer un límite que permita un modelo sostenible y garantice a los residentes el acceso a la vivienda.

Con esta modificación el regidor ha sostenido que se han tomado decisiones “valientes” y ha añadido que el objetivo es que en el interior de los barrios no se puedan construir nuevos hoteles.

Hila ha recalcado que, ante el incremento en las peticiones de licencias en los últimos años, la normativa trata de limitar la apertura de nuevos establecimientos hoteleros, si bien ha asegurado que no se puede prohibir.

De esta manera, el Consistorio palmesano busca que en un futuro las peticiones de establecimientos sean más pequeñas de modo que puedan ser absorbidas por la ciudad ya que, ha dicho, “se está cerca de llegar al techo”.

NOVEDADES

La principal novedad que se incluye es que no se permitirá que el uso turístico sustituya las viviendas existentes, que se tendrán que mantener. Además, los hostales también se regirán por esta nueva norma.

Por zonas, en el centro histórico no se permitirán nuevos establecimientos turísticos ni albergues. En cambio, sí se permitirá en edificios catalogados que tengan un máximo de tres viviendas de más de 300 metros cuadrados.

En esos casos, deberán ser hoteles de cinco estrellas de, como máximo, 20 habitaciones. Durante la suspensión de licencias, únicamente se ha concedido una nueva licencia al centro histórico porque cumplía con las condiciones marcadas.

En el Nou Llevant, se limitará el suelo que se puede destinar a establecimiento turístico, puesto que el planeamiento actual permitía
destinar el 100 por ciento del suelo a uso turístico. Con la modificación solo se podrá destinar a dicho fin un 10 por ciento de la edificabilidad de cada isla. Además, no se podrá perder ninguna de las viviendas previstas, es decir, se tendrán que mantener las 2.285 viviendas que permite el planeamiento.

En el resto de la ciudad -a excepción de Playa de Palma-, los nuevos establecimientos turísticos se podrán ubicar en calles de como mínimo 20 metros de anchura. Igualmente, se tendrá que mantener el techo de viviendas existentes.

La modificación será presentada mañana ante la Gerencia de Urbanismo y se prevé que el jueves de la próxima semana sea aprobada inicialmente en el pleno.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.