A partir de este 1 de julio se cobrarán, de forma obligatoria, las bolsas de plástico; un paso previo a la prohibición de uso de las mismas prevista para 2021.

La obligatoriedad de cobrar las bolsas de plástico de un solo uso, cuyo precio oscilará entre los 5 y los 15 céntimos de euro, es un paso intermedio para desincentivar su consumo, ya que la prohibición total de las mismas entrará en vigor en 2021.

Durante la presentación del Real Decreto, la entonces ministra de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente Isabel García Tejerina explicó que desde 2021 quedarán prohibidas todas las bolsas ligeras (entre 15 micras y 50) y las muy ligeras (menos de 15 micras) que no sean biodegradables.

Desde este domingo, únicamente no se cobrarán las muy ligeras, que se utilizan en los alimentos por “razones de higiene y para fomentar el consumo a granel, y evitar sobreenvases y el desperdicio alimentario”.

En concreto, en el caso de las bolsas de espesor inferior a 15 micras el precio será de 5 céntimos de euro por bolsa; en las bolsas de entre 15 y 49 micras, de 15 céntimos de euro por bolsa; en las de 50 o más micras, el precio será también de 15 céntimos de euro por unidad y en aquellas con un espesor igual o superior a las 50 micras, con contenido igual o superior a un 50% de plástico reciclado pero inferior al 70%, el precio será de 10 céntimos de euro por bolsa.

Otro paso intermedio llegará en enero de 2020 cuando de acuerdo con el Real Decreto se prohibirán las bolsas de plástico fragmentables que Tejerina definió como “especialmente dañinas” porque tienen aditivos y un mayor impacto y las muy gruesas, que deberán llevar un 50 por ciento de plástico reciclado.

Inicialmente, la obligatoriedad de cobrar las bolsas de plástico estaba prevista para enero de 2018, aunque posteriormente se retrasó al 1 de marzo, fecha en que volvió a quedar en suspenso a la espera del dictamen del Consejo de Estado, antes de su aprobación definitiva.

La normativa contempla también una campaña de sensibilización con información para los usuarios así como un registro de productores, con el fin de evaluar y dar cuenta de cómo España cumple con los objetivos.

Este registro estará adscrito al Ministerio, ahora de Transición Ecológica, y contará con una sección dedicada a fabricantes e importadores de bolsas de plástico con el fin de cumplir con la obligación de remitir la información sobre las bolsas que se ponen en el mercado a la Comisión Europea y así conocer la evolución y la efectividad de las medidas que se pongan en marcha para, en su caso, plantear nuevas soluciones.

En la última década, España ha reducido el consumo de bolsas de plástico a la mitad, pasando de 317 bolsas por habitante en 2007 a 144 bolsas por habitante en 2014, según datos del sector.

ONG PIDE MÁS PASOS

Al respecto, la ONG Amigos de la Tierra confía en que la prohibición de la gratuidad de las bolsas de plástico de un solo uso a partir del domingo tendrá en España “efectos positivos” para terminar con la contaminación por plástico.

La ONG lleva años exigiendo su prohibición y considera que la norma se queda aún a medio camino ya que se ha perdido la oportunidad de promocionar la reducción real de residuos o de apostar por las alternativas reutilizables y duraderas, como las bolsas de tela, los capazos o los carritos.

La ONG denuncia que pese a los avances de la normativa, esta sigue ahondando en el modelo de usar y tirar ya que permite que las bolsas se sustituyan por bolsas biodegradables, lo que en su opinión, traslada el problema de un material a otro y lamenta que la medida llega “demasiado tarde” aunque insiste en la necesidad de poner en marcha propuestas para reducir la contaminación de plástico procedente de diferentes envases y productos desechables, por la gravedad del problema.

“Llevamos años reclamando medidas efectivas para eliminar las bolsas de plástico de un solo uso y otros productos como platos, vasos, cubiertos, y reivindicando alternativas reutilizables. El real decreto de bolsas es un primer paso en este camino, pero debería haber sido más ambicioso”, ha insistido la responsable de recursos naturales y residuos de Amigos de la Tierra, Alodia Pérez.

Asimismo, un conjunto de ONG ambientales y de consumidores, entre las que se encuentran Amigos de la Tierra, CECU, Desnuda la Fruta, Fundació Deixalles, Greenpeace, Orgánico, NastidePlastic, Red Ecofeminista, Asociación Residuo Cero Región de Murcia, Retorna, Surfrider España y Vivir Sin Plásticos advierte de que el Real Decreto sigue fomentando el uso de bolsas compostables, que pueden contener plástico y seguir generando problemas ambientales.

Precisamente, el fin de la gratuidad tiene lugar dos días antes del Día Internacional Sin Bolsas de Plástico (3 de julio) y estas organizaciones piden que el Real Decreto vaya más allá de lo establecido para combatir el problema. Bajo el hashtag #YoUsoMiBolsa, la alianza anima a los ciudadanos a sumarse a la demanda en sus redes sociales y no se utilicen bolsas de plástico sino una bolsa reutilizable en los establecimientos.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.