Foto: Reuters

La situación del fundador de Wikileaks, Julian Assange, en la Embajada de Ecuador en Londres, se acerca a un “punto crítico”, según ha informado este lunes una fuente cercana al ‘hacker’ australiano, después de que la prensa británica informara de que el país latinoamericano pretende revocar el asilo político que le concedió el Gobierno de Rafael Correa.

“La situación es muy grave. Está llegando a un punto crítico”, ha dicho la fuente, bajo condición de anonimato, en declaraciones a Reuters. Según su versión, la última información desde dentro de la misión diplomática “no pinta bien”.

Por su parte, fuentes gubernamentales tanto de Ecuador como de Reino Unido han restado importancia a las informaciones periodísticas que apuntan a movimientos inminentes para acabar con este ‘impasse’ de seis años.

Assange está recluido en la Embajada de Londres desde 2012. El entonces presidente ecuatoriano, Rafael Correa, le otorgó el asilo político, pero Reino Unido le negó el salvoconducto alegando que debía cumplir con su obligación de extraditarle a Suecia para que respondiera por las acusaciones sobre delitos sexuales.

El fundador de Wikileaks se negó a ser entregado a las autoridades suecas esgrimiendo que en realidad el objetivo era que le extraditaran Estados Unidos, que le persigue por publicar cientos de miles de documentos clasificados sobre las guerras en Irak y Afganistán.

En estos años, las denuncias contra Assange en Suecia, que incluían cargos por violación, han prescrito o han sido archivadas por falta de pruebas. Sin embargo, las autoridades británicas esgrimen que ha violado los términos de la libertad condicional en Reino Unido e insisten en que, si abandona la sede diplomática, será detenido.

En diciembre, el nuevo Gobierno de Lenín Moreno, que considera la situación de Assange un problema heredado, le concedió la nacionalidad ecuatoriana para favorecer la solución. En febrero, la ministra de Exteriores, María Fernanda Espinosa, reconoció que los esfuerzos de Quito para resolver este asunto con Londres no habían prosperado.

Entretanto, la relación entre el Gobierno de Moreno y Assange se ha deteriorado hasta el punto de que sus comunicaciones con el exterior están suspendidas desde marzo porque ha incumplido el acuerdo que firmó el año pasado “por el que se obligaba a no emitir mensajes que supusieran una injerencia en relación a otros estados”.

Así las cosas, las autoridades ecuatorianas han propuesto incluso una mediación internacional para alcanzar un acuerdo con Downing Street que permita a Assange abandonar la Embajada de una vez por todas. Alan Duncan, del Ministerio de Exteriores británico, dijo ante el Parlamento que el Gobierno está preocupado por su salud.

Moreno estará en Londres esta semana para participar en una cumbre mundial sobre personas con discapacidad. Ecuador ha aclarado que no abordará el caso. “El Estado ecuatoriano solo conversará y propiciará entendimientos sobre el asilo de Assange (…) con los abogados del interesado y con el Gobierno británico”, dijo el Ministerio de Exteriores. “De momento, por la complejidad del tema, no se tiene a la vista una solución a corto o largo plazo”, añadió.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.