Una simple muestra de saliva podría identificar la diabetes tipo 1 no controlada en niños y adolescentes, ayudando a predecir y prevenir complicaciones asociadas con la enfermedad, según ha descubierto una investigación realizada por doctores de la Universidad de Atenas (Grecia).

El estudio, publicado en la revista ‘Frontiers in Physiology’, ha encontrado que las proteínas en la saliva reflejan niveles altos de azúcar en la sangre y enfermedades asociadas en pacientes jóvenes con diabetes tipo 1, mucho antes de la aparición de los síntomas clínicos.

“La extracción de sangre a través del pinchazo causa incomodidad y dificulta la realización de la prueba por parte de los pacientes. La recolección de saliva fácil, simple, indolora y no invasiva es el medio de diagnóstico más atractivo cuando se examina a los niños”, explica la coautora del estudio, la profesora Heleni Vastardis, de la Facultad de Odontología de la Universidad de Atenas.

La saliva, tal y como recuerdan los científicos, contiene miles de proteínas producidas por las glándulas salivales y las encías, con funciones importantes como la curación, la digestión y la lucha contra las enfermedades. Investigaciones anteriores muestran que las cantidades de cada una de estas proteínas, denominadas colectivamente proteoma salival, difieren entre las personas sanas y las personas con diabetes.

Vastardis y sus colegas ven “gran potencial” en este hallazgo. Este nuevo estudio supone la caracterización más completa del proteoma salival hasta la fecha. Se analizaron muestras de saliva de jóvenes con diabetes tipo 1 con control de azúcar en la sangre satisfactorio o deficiente y de sujetos sanos emparejados, utilizando una técnica altamente sensible para identificar y cuantificar más de 2.000 proteínas diferentes.

EL ESTUDIO

Los investigadores encontraron que los diabéticos tipo 1 jóvenes con buen control del azúcar en la sangre tenían perfiles de proteínas de saliva similares a los no diabéticos. Por el contrario, los jóvenes con diabetes tipo 1 mal controlada mostraron un perfil proteínico de la saliva muy diferente. Las diferencias estaban en las proteínas que se sabe que tienen un papel clave en la inflamación, la coagulación y la función de los vasos sanguíneos, procesos que se ven afectados por un nivel elevado de azúcar en la sangre y, por lo tanto, subyacentes a las principales complicaciones a largo plazo de la diabetes.

Además, ninguno de estos jóvenes tenía signos clínicos de daño en los ojos, riñones o nervios. “En otras palabras, los signos de la patología diabética ya están en marcha mucho antes de la manifestación de complicaciones clínicas”, detalla Vastardis.

Para el equipo de investigadores esto sugiere que el proteoma salival podría usarse para predecir complicaciones y ayudar a prevenirlas. “Los diagnósticos salivales permiten la evaluación de pacientes diabéticos asintomáticos y la identificación de pacientes con un alto riesgo de probabilidades de sufrir complicaciones diabéticas”, recoge el estudio.

Para demostrar este principio, el grupo utilizó sus resultados para identificar un posible nuevo tratamiento preventivo para pacientes jóvenes con un control diabético deficiente. Al buscar en una base de datos de genes, encontraron un candidato a fármaco capaz de revertir los cambios en el proteoma salival asociados con niveles altos de azúcar en la sangre.

“Este estudio de prueba de concepto demuestra el poder del análisis de proteínas salivales en la investigación de la diabetes, y pronto en la práctica clínica”, considera Vastardis.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.