Foto: Reuters

La escalada de tensiones comerciales entre EEUU y sus socios comerciales ha saltado en las últimas horas de la retórica incendiaria del presidente estadounidense, Donald Trump, a los hechos, convirtiendo el conflicto en una guerra comercial “real” tras la entrada en vigor de los aranceles impuestos por EEUU a productos chinos y la inmediata respuesta del ‘gigante’ asiático, según señalan los analistas consultados por Europa Press.

“La guerra (comercial) está en marcha”, reconocen los expertos de ING Financial Research, advirtiendo de que las primeras escaramuzas del conflicto, con un intercambio de medidas proteccionistas y represalias de alcance limitado, tras la entrada en vigor de los aranceles de EEUU a productos de China por valor de 34.000 millones de dólares (29.000 millones de euros) y la respuesta simétrica anunciada por Pekín, no serán las últimas. “Nos tememos que aún falta más”, apuntan los analistas de la ‘entidad naranja’.

Por su parte, Julián Cubero, de BBVA Research, señalaba que las tensiones comerciales entre EEUU y China han llegado “al punto de desencadenamiento de hostilidades” con la introducción de medidas, represalias, y nuevos anuncios de nuevas medidas. “Un escenario negativo, pero que no debería extrañar, pues EEUU ya desafió al G7 al no firmar el comunicado de una reunión en la que estuvo”, añade.

Bart Hordijk, analista de Monex Europe, coincide en el diagnóstico, al señalar que con la entrada en vigor de estas tarifas “está bastante claro que el conflicto comercial ahora es real”.

“Las amenazas no fueron huecas y se demuestra que la retórica comercial de Trump ha sido más que una simple táctica negociadora. La única duda es si ahora China contraatacará con toda su potencia de fuego”, apunta Hordijk.

En este sentido, “es imposible saber cómo evolucionará la guerra comercial a partir de este viernes”, reconoce Raoul Leering, responsable de análisis internacional de ING Financial Research, señalando que si Trump sigue adelante en la espiral de medidas restrictivas “la economía de EEUU se unirá al resto del mundo en sufrir las consecuencias negativas sobre el PIB”.

EEUU, EL PEOR PARADO EN EL PEOR ESCENARIO.

De hecho, en el peor escenario previsto por la entidad holandesa, en el que EEUU impone un gravamen adicional del 20% a las importaciones de todos los países y todos estos responden con represalias semejantes sobre los bienes y servicios estadounidenses, la economía de EEUU sufriría una caída acumulada de la actividad tres veces mayor que el resto del mundo en solo 24 meses.

No obstante, en su análisis, ING sostiene que “China sale más perjudicada que la UE porque exporta más a EEUU que Europa”.

Julián Cubero, por su parte, señalaba que “lo que debería pasar es una vuelta a las reglas, un reformar esas reglas multilaterales, que es cierto que pueden mejorarse”, aunque reconocía que “no parece que esa vaya a ser la vía que se va a seguir”, advirtiendo de que el problema es que parece que vamos a tener más bilateralismo, más dudas, más incertidumbre y eso a largo plazo es malo. “En la medida que sigamos en este círculo de medidas, represalias, nuevas medidas, el incentivo para volver a negociar es más difuso”, añadía el experto de BBVA Research.

En cuanto a la evolución del conflicto comercial, desde ING Financial Research apuntan dos vías para que la guerra comercial acabe, incluyendo bien la aceptación por parte de los socios comerciales de EEUU de las condiciones estadounidenses o bien porque la resistencia dentro de EEUU a las políticas de Trump sea demasiado fuerte, especialmente en el caso de que sus propios votantes comiencen a quejarse a gran escala.

No obstante, Leering reconoce que “hay poco lugar para el optimismo sobre que esto vaya a ocurrir pronto”, puesto que la valoración de las políticas de Trump está al alza.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.