El cambio de ratones destinados a desarrollar glaucoma a una dieta baja en carbohidratos y alta en grasas protege las células de la retina y sus conexiones con el cerebro de la degeneración, según revela un estudio publicado en ‘JNeurosci’. La investigación se suma a otros trabajos que han encontrado que este tipo de dieta tiene efectos neuroprotectores en afecciones como la enfermedad de Alzheimer, la de Parkinson y la esclerosis lateral amiotrófica (ELA).

El glaucoma es una enfermedad progresiva en la que el daño a las células que transmiten información visual al cerebro conduce a la pérdida de la visión y, en algunos casos, a la ceguera. Las tasas más altas de glaucoma en personas con diabetes sugieren una posible conexión entre esta enfermedad ocular y el estrés metabólico.

La doctora Denise Inman, de la ‘Northeast Ohio Medical University’, en Rootstown, Estados Unidos, y sus colegas encontraron que alimentar ratones genéticamente modificados para desarrollar glaucoma con una dieta cetogénica compuesta de casi un 90 por ciento de grasa durante dos meses protegió a las células retinianas de la degeneración al aumentar la disponibilidad de energía.

Aunque se requiere más investigación sobre esta intervención, estos hallazgos sugieren que una dieta cetogénica puede ayudar a mantener la visión en pacientes con glaucoma, según indican los autores de este trabajo.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.