El doctor Elbert Huang, profesor de la Universidad de Chicago, y la doctora Ana Novials, presidenta de la Sociedad Española de Diabetes (SED) e investigadora del Hospital Clínic de Barcelona, han señalado que la diabetes aumenta el riesgo de desarrollar depresión, demencia y enfermedad de Alzheimer.

Así lo han remarcado durante ‘The Best of ADA’, una reunión formativa conjunta de la American Diabetes Association (ADA), la European Association for Sudy of Diabetes (EASD) y la SED para recoger las novedades y aportaciones más significativas que se han dado a conocer en el congreso de la ADA, que este año ha tenido lugar en Orlando entre el 22 y 26 de junio.

La reunión, que cuenta con el soporte de Ferrer, permite a los expertos españoles que no han podido acudir al congreso en Estados Unidos obtener de primera mano, y con la presencia de algunos de los ponentes participantes, la información más relevante del Congreso Anual de la ADA.

En este encuentro se han presentado diferentes aspectos traslacionales de estudios sobre el impacto cardiovascular y renal de los nuevos tratamientos para la diabetes tipo 2, el abordaje de la diabetes en el anciano, el impacto de la hipoglucemia y su nueva clasificación, la relación entre diabetes, demencia y depresión; y aspectos novedosos del ejercicio y de la diabetes tipo 1 en el joven, con la impronta que en la actualidad tiene en su control la tecnología, fundamentalmente en la monitorización continua de glucosa.

En su ponencia, el doctor Huang ha indicado algunos consejos prácticos sobre cómo reducir la carga asociada al control de la diabetes en adultos de edad avanzada, y ha aportado una serie de estrategias de tratamiento personalizado para las personas que padecen esta enfermedad.

Además, ha analizado las barreras que dificultan el autocuidado y ha detallado nuevas estrategias de tratamiento, haciendo hincapié en los fármacos que deben excluirse y en la necesidad de un tratamiento personalizado.

Por su parte, el doctor Willian T Cefalu, experto en el estudio de la resistencia a la insulina, ha abordado la metformina, un tratamiento
“clásico, eficaz con pocos efectos secundarios y de bajo coste” que, en su opinión, “debe seguir siguiendo el tratamiento de primera línea para la diabetes tipo 2”. También en su intervención ha abordado la reciente actualización del consenso entre EASD y ADA sobre el tratamiento de la diabetes tipo 2, e hizo gran hincapié sobre la Medicina de Precisión.

La doctora Michelle Magee, profesora de la Universidad de Georgetown de Washinton DC, ha resaltado la importancia del ejercicio en la regulación de la dinámica mitocondrial que está alterada en la diabetes y lleva a resistencia a la insulina. Tal y como ha insistido, el ejercicio físico “mejora esta dinámica y puede tener un papel para prevenir las complicaciones asociadas a la diabetes y, por lo tanto, permite mantener la calidad de vida”.

En este hecho se basan las recomendaciones de la ADA, donde aconsejan que las personas con diabetes desarrollen una actividad física moderada (de al menos 150 minutos de ejercicio por semana), como parte de programa de modificación de su estilo de vida. En cualquier caso, ha recomendado que “antes se debe realizar una evaluación clínica del paciente para descartar complicaciones de la diabetes y prescribir un programa de ejercicio individualizado”.

En su segunda ponencia, Magee ha hecho un análisis de las nuevas opciones terapéuticas en el tratamiento de la diabetes tipo 1 en jóvenes, como son la utilización de bombas de insulina y sensores para la monitorización continua de glucosa. Así, ha reivindicado la utilidad de esta tecnología para mejorar “no solo el control de la enfermedad sino también la calidad de vida de los pacientes”.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.