La Casa Blanca ha confirmado este jueves la entrega por parte de Corea del Norte de los restos de un número indeterminado de soldados estadounidenses muertos en la Guerra de Corea.

La repatriación de los restos de soldados estadounidenses muertos en la Guerra de Corea entre 1950 y 1953 fue uno de los acuerdos alcanzados durante una histórica cumbre entre el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el líder norcoreano, Kim Jong Un, el 12 de junio en Singapur.

“Un avión de la Fuerza Aérea C-17 de Estados Unidos que contiene los restos de los miembros caídos ha partido de Wonsan, Corea del Norte”, ha afirmado la Casa Blanca en un comunicado.

Los restos están siendo trasladados a la base aérea de Osan, en Corea del Sur, donde se realizará un análisis inicial de ADN y una ceremonia formal de repatriación el 1 de agosto. Después serán enviados a Hawái.

“Hoy, el líder norcoreano está cumpliendo parte de su compromiso que asumió con el presidente de devolver a nuestros caídos miembros del servicio estadounidense. Nos alientan las acciones de Corea del Norte y el impulso para un cambio positivo”, ha aseverado la Casa Blanca.

Por su parte, Trump ha informado de que los restos de los estadounidenses llegarán pronto a Estados Unidos. “Después de tantos años, este será un gran momento para muchas familias. Gracias a Kim Jong Un”, ha manifestado a través de su cuenta en la red social Twitter.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.