Foto: Reuters

El aumento de los robots en la fabricación en el sudeste de Asia probablemente alimentará la esclavitud moderna, ya que los trabajadores que terminan desempleados debido a la automatización se enfrentan a abusos y empleos mal remunerados en una “carrera hacia el fondo”.

Las drásticas pérdidas de empleos debido al crecimiento de la automatización en la región — un centro para muchos sectores manufactureros, desde prendas de vestir hasta vehículos — podrían provocar un aumento en los abusos laborales y la esclavitud en las cadenas de suministro mundiales, según la consultora de riesgos Verisk Maplecroft.

Más de la mitad de los trabajadores en Camboya, Indonesia, Tailandia, Vietnam y Filipinas — al menos 137 millones de personas — corren el riesgo de perder sus empleos por la automatización en las próximas dos décadas, según la Organización Internacional del Trabajo (OIT) de las Naciones Unidas.

El riesgo de que la esclavitud afecte a las cadenas de suministro se disparará a medida que los trabajadores que pierden sus empleos se vuelvan más vulnerables a los abusos en el lugar de trabajo, ya que pelearán por menos trabajos con salarios más bajos, según Alexandra Channer, la responsable de derechos humanos de Maplecroft.

“Los trabajadores sin las habilidades para adaptarse o el colchón de la seguridad social tendrán que competir por un suministro cada vez menor de trabajo mal pagado y poco cualificado en lo que probablemente será un entorno cada vez más explotador”, dijo.

“Sin medidas concretas de los gobiernos para adaptar y educar a las generaciones futuras para funcionar junto con las máquinas, podría ser una carrera hacia el fondo para muchos trabajadores”, según un comunicado de la consultora.

La agricultura, la silvicultura y la pesca, la industria manufacturera, la construcción, el comercio minorista y la hostelería son los sectores del sudeste asiático donde es más probable que los trabajadores sean reemplazados por robots, según Maplecroft en un informe anual, con Vietnam como el país en mayor riesgo.

Los trabajadores de la industria de prendas de vestir, textiles y calzado, en su mayoría mujeres de países como Camboya y Vietnam, enfrentan la mayor amenaza de la automatización en la región, añade el informe.

“La automatización siempre ha representado un riesgo para los trabajos poco cualificados, pero los gobiernos y las empresas pueden determinar cómo afecta a los trabajadores”, según Cindy Berman, de Ethical Trading Initiative, un grupo de sindicatos, empresas y organizaciones benéficas que promueven los derechos de los trabajadores.

“La tecnología puede ser disruptiva, pero también puede ser parte de la solución al crear oportunidades para mejores trabajos”, ha añadido Berman en declaraciones la Fundación Thomson Reuters.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.