El exvicepresidente del Govern Oriol Junqueras; el diputado de JxCat Jordi Sànchez; el presidente de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart, y el exconseller Raül Romeva han ingresado este miércoles sobre las 13.30 horas en la cárcel de Lledoners, en Sant Joan de Vilatorrada (Barcelona), han informado a Europa Press fuentes de los Servicios Penitenciarios de la Generalitat.

En paralelo, la expresidenta del Parlament Carme Forcadell y la exconsellera Dolors Bassa, están de camino a la cárcel de Puig de les Basses, en Figueres (Girona), tras salir este mismo miércoles de Alcalá-Meco, en Madrid, a primera hora de la mañana.

Junqueras, Sànchez, Cuixart y Romeva iban en dos furgonetas sin ningún tipo de indicativo, una blanca y una roja, escoltados por dos vehículos de los Mossos d’Esquadra, delante y detrás, y un grupo de unas 20 personas les ha recibido al grito de ‘Libertad’, ha podido comprobar Europa Press.

Los cuatro políticos varones salieron de las cárceles de Estremera y Soto del Real el lunes, pasaron la noche agrupados en el centro de Valdemoro (Madrid) y este martes fueron conducidos a la prisión de Zuera, en Aragón, desde donde han salido la mañana de este miércoles con destino a Catalunya.

Antes de llegar a Lledoners, los cuatro políticos han hecho una parada técnica en el centro catalán de Brians II, donde han tomado el relevo del traslado los Mossos d’Esquadra.

La Dirección General de Servicios Penitenciarios de la Conselleria de Justicia de la Generalitat, de quien depende la gestión de los centros penitenciarios en Cataluña, recibió este lunes la comunicación oficial del traslado por parte del Gobierno central.

Junqueras, Romeva, Sànchez y Cuixart, y posteriormente los exconsellers Joaquim Forn, Josep Rull y Jordi Turull, estarán en el módulo 2 del centro penitenciario de Lledoners, un módulo ordinario, donde estarán en celdas individuales, y Forcadell y Bassa en el único módulo de mujeres de Figueres.

La consellera de Justicia, Ester Capella, ha explicado a Europa Press que “no hay ningún motivo para que estén aislados” los políticos, y ha defendido que con su acercamiento a prisiones catalanas se alivia el sufrimiento de las familias, que han tenido que recorrer 600 kilómetros para visitarles.

“Valoro que estén más cerca de casa, no en casa, pero más cerca. Esto alivia a las familias del sufrimiento, aunque el sufrimiento existe y está presente”, ha expresado, considerando que si alguien plantea que el acercamiento es un privilegio es que hay un problema.

CONCENTRACIÓN

A las puertas del centro penitenciario de Lledoners se han concentrado una veintena de personas vistiendo camisetas amarillas, con banderas independentistas y carteles con los mensajes de ‘Libertad presos políticos’ y ‘Os queremos en casa’.

Los Mossos d’Esquadra han hecho un cordón policial para dejar la carretera libre y evitar que los manifestantes estuvieran en la vía, y no se ha producido ningún incidente a la llegada del convoy.

Para las 19 horas Òmnium, ANC y ACDC han convocado una concentración ante la cárcel de Lledoners para “seguir exigiendo la libertad de los presos”, y han reclamado su puesta en libertad ya que su acercamiento a cárceles catalanas es un puro trámite legal.

Además, las entidades prevén otra concentración cuando Carme Forcadell y Dolors Bassa lleguen a la prisión de Figueres, y una manifestación el sábado 14 en Barcelona para pedir su libertad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.