La llamada del propietario de un taller a la Policía Local para denunciar un vehículo estacionado frente al mismo ha acabado con la imputación de dos delitos contra el antiguo propietario y uno de sus trabajadores.

Los hechos tuvieron lugar el pasado día 11 de junio cuando el propietario del taller, situado en la calle General Riera, quiso hacer valer su placa de “Vado Permanente” ante la presencia de un coche aparcado frente al mismo.

La sorpresa llegó cuando los agentes desplazados para hacerse cargo del asunto detectaron pequeñas irregularidades en la placa, que había sido manipulada. Tras hacer las gestiones pertinentes, se comprobó que dicha placa pertenecía a otro taller y que había sido sustraída unas semanas antes.

El denunciante explicó entonces que él había adquirido el negocio con el vado incluido al antiguo propietario y que, incluso, había pagado una cantidad al mismo por ese vado.

La Policía levantó un informe penal por lo ocurrido y ha acabado imputando al antiguo propietario (de 51 años) y a uno de sus trabajadores (de 34 años) por un delito de falsificación de documento oficial y otro de hurto.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.