Puede parecer imposible, pero gracias al constante desarrollo y la constante búsqueda de una vida saludable, son cada día más las innovaciones que aparecen para mantenernos jóvenes y sanos a través una dieta sana.

Es por esto por lo que reinventamos y recurrimos a técnicas tradicionales, ya que varios estudios aseguran que la genética solo influye un 20% en nuestro cuerpo y el resto se debe al estilo de vida. La clave podría estar en la nueva tendencia, Hara Hachi Bu, que consiste en comer un máximo del 80% de nuestra capacidad total.

Se conoce que los habitantes de la isla japonesa de Okinawa, quienes practican Hara Hachi Bu, son la única población que tiene un hábito autoimpuesto de restricción calórica. Esto se refleja en que su población adulta tiene el Índice de Masa Corporal (IMC) de aproximadamente 18 a 22, en comparación con un IMC típico para adultos mayores de 60 años en los Estados Unidos de 26 o 27. Además, Okinawa cuenta con la mayor proporción de centenarios del mundo, aproximadamente 50 por cada 100.000 personas.

Este ritual asegura que no debemos llenar nuestro estómago en cada comida, ya que es mejor parar cuando notemos que estamos casi llenos porque los receptores del estómago tardan entre 15 y 20 minutos el mandar la señal al cerebro de que estamos llenos. Otro factor a tener en cuenta, es comer más pescado que carne.

Las principales características de esta dieta saludable pueden continuar junto al mar durante una excepcional estancia en The Ritz-Carlton, Abama (Tenerife), gracias a la amplia oferta gastronómica y los productos autóctonos de primera calidad con los que cuenta el resort. Especialmente en uno de los más conocidos con Estrella Michelín, Abama Kabuki, ya que el pescado y las verduras son los protagonistas de este distinguido restaurante japonés, con productos locales de los pescadores de la isla, con toques tradicionales de la milenaria cultura japonesa.

CLAVES PARA REDUCIR LAS CALORÍAS AL ESTILO JAPONÉS

1. Consumir pescado crudo, a la plancha o al horno, dos o tres veces por semana, alimento que los nutricionistas recomiendan consumir a menudo por su alto contenido en ácidos grasos omega 3.

2. Reducir la ingesta de grasas animales y azúcares y sustituirlos por alimentos de origen vegetal.

3. Ingerir proteínas para obtener más energía.

4. Añadir frutos secos a las recetas, como almendras, avellanas, pistachos, nueces… ya que ayudan a controlar el apetito gracias a su alto contenido en fibra y aportan Omega 3, proteínas, vitamina E y selenio.

5. Que las verduras compongan el 50% del plato.

6. Mastica 20 veces y come sin prisa. Además, evita todas las distracciones durante tu hora de la comida.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.