SEMG

El responsable de Dermatología de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG), el doctor Juan Jurado, ha alertado de que, aunque el sol tiene ciertos beneficios sobre las lesiones psoriásicas en un amplio porcentaje de pacientes, “no hay que olvidar que también existen riesgos”.

La expresividad de la psoriasis, que afecta al 2,3 por ciento de la población española, puede cambiar según el período del año. Se produce una cierta mejoría durante el verano y un empeoramiento durante otoño e invierno, aunque puede variar de una persona a otra.

De hecho, la helioterapia y la fototerapia con radiación ultravioleta controlada se utiliza para mejorar las lesiones de la psoriasis, pero la exposición solar de estos pacientes “debe hacerse de una forma muy progresiva, a primeras horas de la mañana y por las tardes, y evitando en todo caso el llegar a quemarse”, ha indicado el doctor Jurado.

Si la quemadura se llegara a producir, podría producir el fenómeno de Koebner y que las lesiones empeoraran. Para evitarlo, deben utilizarse filtros solares con una protección superior a 30 y aplicar el producto sobre las lesiones psoriásicas de forma similar a la piel normal. Se recomiendan los productos excipientes de capacidad emoliente e hidratante, como cremas y espumas. Es preferible evitar los geles, que son más secantes.

Además, los pacientes psoriásicos que están sometidos a terapias especiales, como la puvaterapia o con acitretino, metotrexate o ciclosporina, pueden tener sensibilidad a la exposición solar.

Por otro lado, algunos tratamientos tópicos de la psoriasis, como los derivados de la vitamina D, se desactivan con la exposición a la radiación ultravioleta. Los que utilicen tratamientos inmunomoduladores u otros tipos de tratamientos crónicos, como tiazidas, tetraciclinas o grisiofulvina, deben consultar con su médico las posibles consecuencias.

En cuanto al agua de mar o de piscina, el doctor Jurado especifica que la segunda seca más la piel, por lo que recomienda baños cortos y duchas de agua después de los baños en ambas para eliminar la sal, la arena y las sustancias conservantes.

Por último, es necesario destacar que el verano es un período conflictivo para los pacientes de psoriasis, ya que, entre otros motivos, se utiliza ropa más ligera que muestra con más facilidad sus lesiones.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.