El pleno del Parlament ha aprobado este martes la Ley de Apoyo a las Familias de Baleares tras incorporar cuatro enmiendas durante el debate, tres de ellas transaccionadas.

En concreto, se han aprobado dos enmiendas de MÉS per Menorca, una del PP y otra de Podemos. Se habían mantenido 42 enmiendas que no fueron aprobadas en comisión, pero no se han debatido todas porque algunas han sido retiradas.

La consellera de Servicios Sociales y Cooperación, Fina Santiago, ha explicado durante su intervención que con esta ley el Govern cumple con “un compromiso” y dan “un paso hacia una sociedad más plural donde predominan estructuras de familia más flexibles”.

Santiago ha destacado que la familia “es la institución que más ha perdurado en la historia de la humanidad” y “sigue siendo una institución de referencia” aunque “esta referencia ya no es única ni estable y es muy diversa en su expresión social”. En particular, la consellera ha citado como ejemplos familias de parejas homosexuales, monoparentales, divorciadas, de acogida temporal o permanente, entre otras situaciones.

También ha defendido que existen “otros tipos de familia que no se basan en relación de pareja o filioparental”, como por ejemplo “hermanos adultos o amigos que viven juntos”.

Por ello, la ley “no define lo que es una familia porque es prácticamente imposible”, pero sí establece el concepto de familias con necesidades especiales -familias numerosas, las monoparentales, las familias en riesgo social y víctimas de violencia machista, las que tienen a su cargo personas en situación de dependencia o discapacidad y las familias en situación de vulnerabilidad económica-.

La Ley prevé la equiparación, por medio de un decreto, de las familias monoparentales con más de un hijo (o un solo hijo con grado de discapacidad) a las familias numerosas en el régimen de ayudas y exenciones de ámbito autonómico, y la creación, por primera vez, de una ayuda económica para los menores víctimas de violencia que hayan quedado huérfanos de un progenitor o que éste tenga una discapacidad a consecuencia de la violencia.

Santiago ha dicho que la ley creará “nuevos derechos y prestaciones para las familias” y dará un “tratamiento especial y prioritario” en los servicios públicos a aquellas con necesidades especiales. Así, el texto establecerá nuevas “obligaciones” de las administraciones, como por ejemplo, que en los presupuestos haya becas para comedor escolar.

AYUDAS A HUÉRFANOS VÍCTIMAS DE VIOLENCIA MACHISTA

Uno de los puntos que más ha centrado el debate ha sido el apartado sobre las ayudas a menores huérfanos de violencia machista, que en Comisión ya incorporó una enmienda de Cs para incluir también a víctimas de violencia conyugal. Esto ha sido criticado por la consellera porque entiende que discrimina a los hijos de parejas de hecho y estables.

Durante el debate, el diputado de MÉS per Menorca, Josep Castells, ha rechazado que incluir a los huérfanos víctimas de violencia conyugal en el apartado de ayudas para menores suponga una equiparación con las víctimas de violencia machista ni una “invisibilización”. “No tenía sentido discriminar entre un tipo de huérfano y otro”, ha dicho Castells a la consellera.

Con todo, Cs ha propuesto una transacción ‘in voce’ para incluir también como víctimas a los huérfanos por violencia “entre personas con una relación análoga a la conyugal”, a lo que MÉS per Menorca se ha mostrado favorable.

Sin embargo, desde Podemos la diputada Marta Maicas ha criticado que el artículo “ha quedado empañado” con la enmienda de Cs que, a su entender “menosprecia la problemática de la violencia machista”.

Igualmente, la diputada de MÉS per Mallorca Agustina Vilaret se ha mostrado en contra porque “la intención” del texto original “era reparar el daño ante la violencia machista”. Según Vilaret, la enmienda incorporada “introduce un tema retrógrado” al hablar de violencia conyugal e “invisibiliza”.

Asimismo, la diputada del PSIB Sílvia Cano ha mantenido que la enmienda de Cs incorporada en comisión es “muy peligrosa” y “puramente ideológica”. “Representa un misil a la lucha feminista”, ha dicho.

Paralelamente, la diputada del Grupo Mixto Montserrat Seijas ha defendido una enmienda relativa a este punto con la que pedía garantizar prestaciones económicas no inferiores al salario mínimo interprofesional para los menores, pero ha sido rechazada.

ENMIENDA SOBRE EL ABORTO

Durante la intervención del PSIB Cano también ha hecho referencia a su enmienda, también introducida en Comisión, que habla sobre “garantizar el derecho a la salud sexual y reproductiva y de interrupción voluntaria del embarazo”.

Esta enmienda ha sido criticada este martes por el Instituto Balear de la Familia y Actúa Baleares, y también por la diputada del PP, María José Ribas, durante el debate. Ribas ha recordado que el de este martes “no es un debate sobre el aborto”, sobre el que Baleares no tiene competencias. “No entendemos esta enmienda”, ha dicho.

A esto, Cano ha contestado que “no pensaba” que la elección de Pablo Casado como presidente del PP “tendría un efecto tan inmediato”.

Asimismo, el PP había planteado enmiendas para ampliar la parte de la ley sobre protección a la maternidad y el PSIB se ha mostrado en contra porque entiende que el contenido del texto ya es suficiente.

Por su parte, la diputada del PI Maria Antònia Sureda ha recalcado que las familias “se han diversificado” en la actualidad, lo que ha dado lugar a una situación que “es necesario normalizar”. El PI ha manifestado que comparte el tono del articulado porque “responde al compromiso de velar por la protección de todas las familias” pero ha lamentado la “poca predisposición al diálogo” por parte de la izquierda en lo relativo a custodia compartida.

Entidades como el Instituto Balear de la Familia han seguido el debate desde el hemiciclo. La nueva ley entrará en vigor una vez publicada en el Boletín Oficial de Baleares (BOIB).

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.