Imagen del detenido a raíz de las investigaciones de la Policía Nacional

Manel Perelló se ha visto, muy a su pesar, relacionado con la muerte de Wouter van Lujin, el turista holandés que falleció a causa de una paliza y cuyo caso investiga el Grupo de Homicidios de la Policía Nacional.

Perelló, que trabaja en una conocida productora de Palma, se ha puesto en contacto con Crónica Balear porque quiere explicar unos hechos que han repercutido de forma muy grave sobre su persona, pues han sido muchos los que han creído que él es el conductor detenido por esa muerte.

Un negocio de 3.000 euros

Manel hizo lo que muchos de nosotros hubiéramos hecho si una persona en la que confiamos nos hubiera pedido el coche, prestárselo. Lo que no podía imaginar es lo que se le vino encima por ello.

Según ha explicado a Crónica Balear, aprovechando unos días de vacaciones había alquilado un Volkswagen Tiguan y una persona a la que había conocido una semana antes, pero con quien tenía una buena relación, le llamó para pedirle prestado el coche.

“Yo no tenía ningún motivo para desconfiar de ‘Tiliki’, como se conoce a esta persona. Me dijo que lo necesitaba porque estaba en juego un negocio en el que podía embolsarse unos 3.000 euros. Me lo había presentado un amigo y ya le había dejado un coche antes así que esta vez también lo hice”, explica Manel.

El jueves, el vehículo tenía que haber estado en manos de Manel para que pudiera devolverlo a la casa de alquiler pero ‘Tiliki’ no se presentó a la cita fijada a tal efecto para las 19:00 horas en la Plaza de España y le comenzó a dar largas por el móvil.

“Para flipar”

“Ese día me dijo que no tenía dinero para pagarme, porque había que pagar el día extra al no devolverlo a la casa de alquiler a tiempo. Le dije que no importaba y que ya lo arreglaba yo. Entonces me escribió un mensaje al móvil diciéndome que le había pasado una cosa para ‘flipar’”.

A lo largo del viernes, Manel ya ni recibió contestación de ‘Tiliki’,  “básicamente porque desde las doce de la mañana estaba detenido, cosa que yo desconocía”, asegura, y añade: “Sobre las siete de la tarde, al ver que no recuperaba el coche, decidí presentar denuncia por robo de vehículo aunque antes de llegar a la comisaría tuve la corazonada de que lo que le había pasado ‘para flipar’ estaba relacionado con la muerte del turista holandés”.

Y no se equivocaba. En cuanto dio la matrícula del coche le pusieron en manos de la Brigada de Homicidios quienes le confirmaron sus peores premoniciones: el vehículo que estaba a su nombre, y que había prestado al amigo -del que luego supo tenía vínculos con Son Banya-, era el que se había utilizado para transportar al turista fallecido hasta el hospital.

Lo peor, sin embargo, fue saber que a él mismo le buscaban para aclarar los hechos. Así, y durante casi tres horas, Manel tuvo que contestar a las preguntas de la Policía Nacional para luego proceder a reconocer el vehículo.

Daño a su reputación

“Al final me dijeron que había hecho lo correcto y que no me preocupara más del asunto”, agrega Manel, “pero el problema está en que al publicarse la foto del coche que yo tenía alquilado mucha gente lo ha asociado conmigo y cree que yo soy el detenido o que tengo algo que ver con lo ocurrido, cosa que no es cierta”.

Y finaliza: “Al parecer, resulta que ‘Tiliki’ no tiene carné de conducir y eso es lo único que he podido hacer mal, dejar el coche a alguien que no tenía carné. En realidad, este joven (tiene 19 años) ha sido detenido por esa razón y se le suma ahora la denuncia que presenté por sustracción de vehículo pero no por asesinato”.

Wouter van Lujin falleció por una hemorragia interna

A medida que ha ido progresando la investigación se han ido conociendo detalles que han modificado las primeras informaciones filtradas a la prensa. Así, se aclaró que las heridas que presenta el cuerpo de van Lujin no eran mortales y que su muerte se debió a una hemorragia interna a consecuencia de un aneurisma cerebral que el fallecido padecía desde antes del ataque. La tensión que debió sufrir cuando sucedieron los hechos agudizó el problema hasta provocarle la muerte.

El fallecido, Wouter van Luijn, es un cineasta holandés que había participado en la edición de numerosos videoclips y películas (como la de artes marciales ‘Wolf’, 2013)

Hay que recordar que el cadáver de van Lujin fue localizado a las 5:00 horas, cerca de la gasolinera Repsol. Las primeras informaciones conocidas apuntaban a la muerte de un turista a consecuencia de una paliza propinada por varias personas y que fue trasladado hasta un centro hospitalario por una ambulancia, donde falleció horas más tarde.

Poco después se supo que la víctima fue hallada en estado crítico por un conductor que lo trasladó en su propio coche hasta el hospital y se pudo concretar, también, que el cuerpo había sido movido del lugar en el que recibió la paliza.

Pero también esta versión varió ya que el conductor que trasladó al herido hasta el hospital cambió su versión de los hechos (en un primer momento, aseguró haber visto a un grupo de cuatro o cinco jóvenes junto a un hombre tendido en el suelo y que, al acercarse con su coche, tocó el claxon y salieron huyendo) lo que levantó las sospechas de la Policía Nacional que lo detuvo por su presunta implicación en los hechos.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.