Foto: Reuters

Una mujer de Indianapolis que ha perdido a su esposo y niños, entre los nueve miembros de su familia que han fallecido junto a otras ocho personas en el naufragio de una embarcación turística en Missouri ha declarado en la televisión nacional que el capitán del barco les dijo a los pasajeros que no se pusieran los chalecos salvavidas.

Tia Coleman ha asegurado durante una entrevista con la televisión local de Indianapolis que ella y su sobrino fueron los únicos supervivientes de los 11 miembros de su familia que viajaban en el barco cuando se hundió como consecuencia de una tormenta en el río cerca de Branson este jueves, causando la muerte de 17 de sus 31 pasajeros.

“He perdido a todos mis hijos, a mi marido, a mi suegra, a mi tío, a mi cuñada, que era como mi hermana y he perdido a mi sobrino. Estoy bien, pero esto es muy duro”, ha afirmado Coleman desde su cama en el hospital de Branson. La mujer ha asegurado que su marido “querría que el mundo supiera” que cuando estaban en el agua, el capitán de la embarcación les dijo que no se pusieran los chalecos salvavidas, un gesto que podría haber salvado la vida de muchas de las víctimas.

“El capitán nos dijo: no os preocupéis por los chalecos salvavidas, no los vais a necesitar. Así que nadie se los puso porque escuchamos al capitán y nos dijo que nos quedásemos sentados”, ha explicado Coleman. “Al hacer eso, cuando llegó la hora de cogerlos era demasiado tarde. Creo que mucha gente habría sobrevivido de haberlos cogido”, ha apuntado.

El capitán del barco se encuentra entre los 14 supervivientes, siete de los cuales han resultado heridos, uno de gravedad. El balance de víctimas mortales del hundimiento de un barco turístico en el lago de Table Rock, en el estado estadounidense de Misuri, ha ascendido a 17, después de que los equipos de rescate hayan recuperado otros cuatro cuerpos.

La recuperación de los cuerpos ha sido confirmada por el sheriff del condado de Stone, Doug Rader, en declaraciones a la emisora local KSMU. Estas cuatro personas eran las únicas que permanecían desaparecidas tras el suceso.

Rader señaló tras el suceso que la causa probable del mismo fue el clima adverso en la zona. El gobernador de Misuri, Michael Parson, ha recalcado que “es importante esclarecer lo que ocurrió”.

El incidente tuvo lugar el jueves en medio de una tormenta en la zona. Dos embarcaciones turísticas se encontraban en ese momento en el lago, pero sólo una de ellas logró llegar al embarcadero.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.