El absentismo laboral derivado de la Incapacidad Temporal por Contingencias Comunes (ITCC) tuvo en 2017 un coste total de 316 millones de euros en Baleares, lo que supone un incremento del 10,17 por ciento respecto al año anterior.

Así lo ha anunciado este jueves en un acto celebrado en la Confederación de Asociaciones de Empresarios de Baleares (CAEB) el director gerente de la Asociación de Mutuas de Accidentes de Trabajo (AMAT), Pedro Pablo Sanz, quien ha recalcado que este absentismo, traducido en términos de jornadas laborales perdidas, equivale a que más de 21.500 trabajadores no acudieron a su puesto de trabajo ningún día durante 2017.

((Habrá ampliación))

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.