La Policía del condado de Wiltshire, en el sur de Inglaterra, ha informado este miércoles de que dos personas están heridas en estado crítico desde el sábado, cuando fueron encontradas inconscientes después de quedar expuestas a una “sustancia desconocida” en la localidad de Amesbury, cerca de Salisbury, donde en marzo fueron envenenados con un gas nervioso el exespía ruso Sergei Skripal y su hija Yulia.

En un comunicado, la Policía ha dicho que los servicios de emergencia fueron alertados el 30 de junio por la noche después de que un hombre y una mujer de unos 40 años fueron encontrados “inconscientes”.

“Los dos están recibiendo tratamiento en el Hospital de Distrito de Salisbury por supuesta exposición a una sustancia desconocida. Los dos están en estado crítico”, ha señalado la Policía de Wiltshire, el condado al que pertenece Amesbury y Salisbury. El suceso ha sido declarado por la Policía como un “incidente grave”.

La fuerza de seguridad ha señalado que, en un primer momento, se pensó que los dos pacientes habían enfermado por posible consumo de heroína o cocaína de un alijo de drogas “contaminado”. “Sin embargo, las pruebas posteriores están en marcha para determinar la sustancia que llevó a enfermar a estos pacientes y mantenemos la mente abierta en cuando a las circunstancias de este incidente”, ha explicado.

La Policía del condado de Wiltshire ha dicho que “todavía no está claro si se ha cometido un crimen”. “Se ha abierto una investigación. Además, se ha coordinado una completa respuesta de varias agencias”, ha añadido.

En este sentido, ha informado que hay varios lugares en los que se cree que estuvieron las dos personas heridas que han sido “acordonados” en la noche del martes al miércoles en las localidades de Amesbury y Salisbury y en sus alrededores como “medida de precaución”.

Tras avisar que los ciudadanos podrán ver un refuerzo de la presencia policial en Amesbury y Salisbury, la Policía ha contado que el Hospital de Distrito de Salisbury está operando con normalidad con las citas habituales de los médicos con los pacientes.

Un portavoz del Servicio de Salud Pública de Inglaterra ha afirmado que, basándose en el número de personas afectadas, “no se cree” que haya “un riesgo significativo” para la ciudadanía derivado de este incidente. Por último, la Policía ha pedido colaboración de los ciudadanos que sepan qué sucedió con las dos personas heridas.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.