La Policía Nacional ha detenido en las dos últimas noches en la Playa de Palma a 12 personas, de las cuales ocho son de diferentes nacionalidades, por la comisión de delitos ‘in fraganti’ de hurtos y agresiones con resultado de lesiones.

Los agentes de la Policía Nacional continúan intensificando los controles y las vigilancias en la Playa de Palma a raíz del aumento del número de personas en verano, según un comunicado.

En este sentido, detuvieron a un ciudadano marroquí tras agredir a un trabajador de un conocido local de ocio. El detenido estacionó una moto en el lugar de acceso de mercancía del establecimiento y el agredido, después de solicitarle varias veces que la moviera porque estaba prohibido aparcar en ese lugar, fue agredido por el detenido, quien le golpeó provocándole lesiones. El herido tuvo que ser asistido de urgencias.

Además, el agresor, con múltiples antecedentes por delitos contra el patrimonio, había sido detenido dos días antes por hurtos en la Playa de Palma.

Por otro lado, sobre las 01.00 horas del jueves, policías de paisano apoyados por la unidad de motos detuvieron a tres individuos de nacionalidad rumana que habían robado varios efectos a una pareja de turistas. Los objetos sustraídos y recuperados fueron valorados en unos 700 euros y fueron entregados a sus legítimos propietarios.

En esta línea, alrededor de las 03.00 horas, también detuvieron a dos delincuentes rumanos que robaban a otros dos turistas. Los detenidos en esta ocasión también cuentan con numerosos antecedentes por hechos similares.

En la jornada del jueves, la Policía Nacional, mientras realizaba un control en el camino de las Maravillas para la prevención de la seguridad ciudadana, detuvieron un vehículo conducido por una persona de nacionalidad ecuatoriana que carecía de permiso de conducir. Por ello, fue detenido y acusado de un delito contra la seguridad vial.

Finalmente, en la madrugada de este viernes han detenido a tres individuos por robos, siendo dos de ellos menores de edad. En ambos casos, los efectos sustraídos por los delincuentes y recuperados por los policías fueron teléfonos móviles y dinero.

La Policía Nacional ha explicado que los hurtos en la arena de la playa se realizan por las noches aprovechando que las víctimas están distraídas, bebidas o bañándose en el mar. Por ese motivo, se han intensificado los controles y se hace vigilancia tanto en la playa como en otras zonas de interés.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.