Foto: Reuters

El tenista serbio Novak Djokovic ha afirmado este domingo, tras conquistar su cuarto título del torneo de Wimbledon, que durante su largo proceso de recuperación había tenido que “confiar realmente” en sí mismo y que “no sabía realmente lo que sucedería” al reponerse de su lesión en el codo derecho.

“Es increíble. Por primera vez en mi vida, tengo a alguien gritando: ‘Papi, papi’. Ver aquí a mi mujer y a mi hijo viéndome con el trofeo agarrado… no puedo estar más feliz, es muy emotivo”, admitió Djokovic en alusión a su hijo Stefan, después de ganar en la final al sudafricano Kevin Anderson por 6-2, 6-2 y 7-6(3) en la pista central del All England Club.

Así, detalló su recuperación física y mental. “Tenía que confiar realmente en el proceso y tenía que confiar realmente en mí mismo. Le estoy muy, muy, muy agradecido a mi equipo, a todos los que me han apoyado. El últimos par de años no han sido fáciles, he tenido esa cirugía y estuve fuera del circuito durante 6 meses”, dijo a pie de pista tras lograr su decimotercer entorchado de ‘Grand Slam’.

“Afronté por primera vez en mi carrera varias lesiones importantes y no sabía realmente lo que sucedería, había un montón de dudas y no sabía si podría recuperar el nivel para competir”, confesó respecto a sus molestias en el codo. “He tenido el privilegio de formar parte de la final de Wimbledon cinco veces, donde se disfruta cada momento y todo el mundo está conmigo desde la grada”, dijo finalmente.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.