Datos del radar recopilados por el Mars Express de la Agencia Espacial Europea (ESA) apuntan a un estanque de agua líquida enterrado bajo capas de hielo y polvo en la región polar sur de Marte, según informa la propia ESA.

Los primeros resultados de la nave espacial Mars Express, de 15 años de antigüedad, ya descubrieron que existía agua (en estado sólido, de hielo) en los polos del Planeta Rojo y que este hielo estaba enterrado en capas intercaladas con polvo.

La presencia de agua líquida en la base de los casquetes polares se sospecha desde hace tiempo, ya que según estudios hechos en la Tierra, es bien sabido que el punto de fusión del agua disminuye bajo la presión de un glaciar que lo cubre. Además, la presencia de sales en Marte podría reducir aún más el punto de fusión del agua y mantener el agua líquida incluso a temperaturas bajo cero. Pero hasta ahora, la evidencia del radar avanzado de MARSIS (de la nave MarsExpress), el primer radar que alguna vez orbitó en otro planeta, no fue concluyente.

Se ha necesitado la persistencia de los científicos que trabajan con este instrumento de exploración subsuperficial para desarrollar nuevas técnicas con el fin de recopilar la mayor cantidad posible de datos de alta resolución para confirmar su excitante conclusión.

UN REFLEJO IDENTIFICADO

La investigación del radar muestra que la región del polo sur de Marte está compuesto de muchas capas de hielo y polvo a una profundidad de aproximadamente 1,5 kilómetros en el área de 200 kilómetros de ancho analizada en este estudio. En concreto, el radar identificó un particular reflejo brillante debajo de los depósitos estratificados dentro de una zona de 20 kilómetros de ancho.

Analizando las propiedades de las señales de radar reflejadas y considerando la composición de los depósitos estratificados y el perfil de temperatura esperado debajo de la superficie, los científicos interpretaron esta característica brillante como una interfaz entre el hielo y un cuerpo estable de agua líquida, que puede cargarse con sal, sedimentos saturados. Pero para que MARSIS pudiese detectar dicho parche de agua, necesitaría tener por lo menos varias decenas de centímetros de grosor.

“Esta anomalía subsuperficial en Marte tiene propiedades del radar que coinciden con el agua o los sedimentos ricos en agua”, afirma Roberto Orosei, investigador principal del experimento MARSIS y autor principal del artículo publicado este miércoles en la revista ‘Science’. “Esta es solo una pequeña área de estudio; es una perspectiva emocionante pensar que podría haber más de estas bolsas subterráneas de agua en otros lugares, aún por descubrir”, añade.

Según indica Andrea Cicchetti, gerente de operaciones de MARSIS y co-autor del documento, el equipo ha visto indicios de características subsuperficiales interesantes durante años, pero no han podido reproducir el resultado de órbita a órbita, porque las tasas de muestreo y la resolución de sus datos eran demasiado bajas anteriormente.

“Tuvimos que idear un nuevo modo de operación para eludir el procesamiento a bordo y activar una mayor tasa de muestreo y así mejorar la resolución de la huella de nuestro conjunto de datos: ahora vemos cosas que simplemente no eran posibles antes”, explica.

SIMILAR AL LAGO VOLSTOK DE LA ANTÁRTIDA

El hallazgo recuerda al lago Vostok, descubierto a unos 4 kilómetros por debajo del hielo en la Antártida, en la Tierra. Se sabe que algunas formas de vida microbiana prosperan en los ambientes subglaciales de la Tierra, pero la cuestión es si podrían los pozos subterráneos de agua líquida salada y rica en sedimentos en Marte proporcionar también un hábitat adecuado, ya sea ahora o en el pasado. Si la vida alguna vez existió o no en Marte sigue siendo una pregunta abierta, y esa es precisamente la cuestión que continuarán explorando las misiones marcianas, incluyendo la del orbitador actual ExoMars (Europa y Rusia) y futuros rovers.

“La larga duración de Mars Express, y el agotador esfuerzo realizado por el equipo de radar para superar muchos desafíos analíticos, permitió este resultado tan esperado, demostrando que la misión y su carga útil aún tienen un gran potencial científico”, asegura el científico del proyecto Mars Express de la ESA, Dmitri Titov, que comenta que este descubrimiento “es un punto culminante para la ciencia planetaria” que contribuirá a la comprensión de la evolución de Marte, la historia del agua en este planeta vecino y su habitabilidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.