El Govern balear ha anunciado que vigilará el cumplimiento de los servicios mínimos ante la huelga de tripulantes de cabina de Ryanair en Baleares, donde ha supuesto la cancelación entre este miércoles y jueves de cerca de 80 vuelos con origen o destino en las Islas.

Así lo han indicado el director general de Consumo, Francisco Dalmau, y el director general de Puertos y Aeropuertos, Xavier Ramis, durante una reunión para analizar las consecuencias de la huelga.

El Govern ha asegurado que actuará “con contundencia” si no se respetan los servicios mínimos. Para ello, el director de Puertos y Aeropuertos está en “contacto permanente” con el Ministerio de Fomento, según ha indicado la Conselleria de Salud -que engloba Consumo- en una nota de prensa.

Ramis ha indicado que a primera hora de la mañana los servicios mínimos se cumplían y los aeropuertos de las Islas operaban “con normalidad”. Este miércoles la compañía tenía previstos 110 vuelos en Palma, de los que canceló 40 antes de que se decretaran los servicios mínimos. De los 70 restantes, 22 son con la Península y, por tanto, están sometidos a unos servicios mínimos del cien por cien.

Para este jueves había programados 118 vuelos en Palma, de los que Ryanair ha cancelado entre 32 y 36 -previamente a la declaración de servicios mínimos-, de modo que quedan entre 82 y 86 vuelos. De estos, seis corresponden a vuelos nacionales, con lo cual están declarados como servicios mínimos.

En Menorca, únicamente han quedado dos vuelos de los cuatro programados inicialmente este miércoles y otros dos vuelos programados para este jueves.

Finalmente, en Ibiza, la compañía suspendió los 20 vuelos nacionales que tenía programados antes de que se decretaran servicios mínimos.

MEDIDAS SANCIONADORAS

El Govern ha advertido que si la compañía no respeta los servicios mínimos, exigirá ante el Ministerio de Fomento “que se tomen medidas sancionadoras”.

Dalmau y Ramis han expresado su malestar por el hecho de que la compañía “se adelantara” y cancelara decenas de vuelos pocos días antes de que el Ministerio de Fomento decretara, el 20 de julio, unos servicios mínimos del cien por cien con los vuelos con Baleares.

“Como consecuencia, las conexiones garantizadas con las Islas se han visto considerablemente reducidas hoy y mañana”, han lamentado desde el Govern.

DERECHOS DE LOS PASAJEROS

Dalmau ha recalcado que si los vuelos han sido cancelados con menos de 15 días de antelación respecto a la fecha de salida, los pasajeros tienen derecho a ser reubicados en otro vuelo o bien a la devolución del precio del billete, además de una compensación entre 250 euros y 600 euros en función de la distancia.

Si el pasajero opta por la reubicación, tiene derecho a recibir comida y bebida suficiente hasta la salida del vuelo. Si este sale en días posteriores y la persona no se encuentra en su ciudad de residencia, tiene derecho a que la compañía le abone los gastos de alojamiento y el traslado del aeropuerto al hotel y del hotel al aeropuerto, además de comida y bebidas suficientes.

Por lo tanto, los pasajeros afectados tienen derecho a presentar reclamaciones si lo consideran oportuno tanto ante la Dirección General de Consumo como directamente al Ministerio de Fomento.

El Govern ha recordado que dispone de un Portal del Consumidor online al que pueden acceder los usuarios para encontrar más información.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.