El Consell de Govern ha aprobado este viernes el decreto sobre la conservación de posidonia oceánica en Baleares, que entrará en vigor un día después de que se publique en el BOIB, y que prohíbe el fondeo de embarcaciones con carácter general.

Según ha señalado el conseller de Medio Ambiente, Agricultura y Pesca, Vicenç Vidal, Baleares se convertirá, así, en pionera de este decreto a nivel europeo. Se trata de una planta marina reconocida por directivas europeas que tiene una extensión de 650 kilómetros cuadrados en Baleares.

El conseller ha recordado en rueda de prensa posterior a los acuerdos aprobados por el Consell de Govern que, desde hace dos años, se establecen dispositivos de vigilancia en zonas con presencia de posidonia. En concreto, ha señalado que hay 15 embarcaciones “con servicios únicos y exclusivos”. También ha destacado que, gracias a estos sistemas de vigilancia, se han incrementado puestos de trabajos como “agentes medioambientales”.

RÉGIMEN SANCIONADOR

El conseller ha mencionado que este decreto tiene como objetivo “conservar la posidonia con los medios necesarios” y que para ello cuentan con un régimen sancionador establecido por la Ley para la conservación de los espacios de relevancia ambiental (LECO) que establece sanciones de 100 a 450.000 euros; y por la Ley 42/2007 que llega a multar de 100 a dos millones de euros.

En el artículo siete del decreto se señala la prohibición del fondeo de embarcaciones con carácter general sobre ‘Posidonia oceánica’, “una normativa que anteriormente no existía” ya que se debía demostrar que se estaba haciendo daño al ecosistema. En cualquier caso, “todas las actividades que afecten a la planta marina protegida quedan sancionadas”, ha expresado.

También se regulará el uso de los restos de la posidonia. En este caso, el conseller ha dicho que se “sanciona la retirada, la posesión el transporte y el uso de los restos de la planta marina encontrada muerta en las playas naturales sin servicio específico”. Sin embargo, para playas urbanas, sí se permitirá su retirada siguiendo el manual de “buenas prácticas” que recoge el mismo decreto.

“La posidonia conforma un hábitat de interés, tiene una importancia geomorfológica y es un mitigador del cambio climático”, ha destacado Vicenç Vidal. Por ello, también ha manifestado que el decreto prevé la creación del Fons Posidònia así como medidas compensatorias.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.