El alcalde Joan Francesc Canyelles; los tenientes de alcalde Miquel Cabot y Antoni Mangiova y  el inspector jefe de la Policía Local, Miquel Àngel Pasqual, se reunieron ayer en las dependencias de la Comandancia de la Guardia Civil con el Coronel Jaime Barceló y otros mandos de dicho cuerpo a fin de lograr alcanzar un acuerdo que permita a la Guardia Civil mantenerse en el municipio.

En la reunión se acordó habilitar unas oficinas provisionales de atención al público junto al edificio de la Policía Local. Así mismo también se pactó estudiar la viabilidad de construir un nuevo cuartel en el solar contiguo a la Policía Local, algo que ya ofreció anteriormente el  equipo de gobierno del consistorio a la Comandancia. El proyecto se podría ejecutar con una financiación conjunta entre ambas instituciones.

El Ayuntamiento ha propuesto esta solución después de que las negociaciones entre Aena y la Guardia Civil para obtener un local dentro del aeródromo de Son Bonet no hayan sido posibles.

Desde Comandancia aseguran que el traslado temporal a las oficinas de Palma en ningún caso afectará el servicio de vigilancia del municipio, puesto que se mantendrán las mismas dotaciones.

Los vecinos no lo ven tan claro

Por su parte, este acuerdo no ha sido de la satisfacción de todos. Así, un vecino ha explicado a Crónica Balear que el problema continuará porque las patrullas “se irán a Palma y saldrán, o no, dese allí. La oficina solo vale para que los habitantes de Marratxí no tengan que ir hasta Palma a poner la denuncia y es algo que también conviene a la Policía Local porque si no, deberían hacerse cargo ellos de la mayoría de denuncias”

Y añade: “El traslado esta previsto para principios de septiembre a unas oficinas de la comandancia y lo de construir un nuevo cuartel va para largo o, simplemente, no se llegará a materializar nunca”.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.