Foto: Reuters

Al menos cinco personas han muerto y otras 17 se encuentran desaparecidas en el norte de California a consecuencia del incendio declarado a principios de semana el condado de Shasta, que se encuentra casi completamente fuera de control tras multiplicar su extensión en las últimas horas.

Los fallecidos son el conductor de una excavadora, dos bomberos, y una mujer de 70 años y sus dos bisnietos, de 4 y 5 años, según han confirmado fuentes familiares de estos tres últimos al ‘Sacramento Bee’.

“No queremos que dé la impresión de que todas estas personas desparecidas han sufrido algún tipo de desenlace trágico”, ha aseverado el agente de la Policía de Redding Todd Cogle. “Enviamos oficiales a algunos de estos lugares (donde vivían) y las casas estaban intactas, así que es probable que sólo fueran evacuadas”, ha añadido.

Ahora mismo más de 3.400 bomberos, 17 helicópteros y varios hidroaviones luchan contra el llamado incendio de Carr, que se extiende ya a casi 33.000 hectáreas de terreno y que amenaza con arrasar la localidad de Redding, de 90.000 habitantes, más de un tercio de los cuales ha tenido que evacuar, según el departamento de Bomberos de California.

El incendio, que comenzó el pasado lunes, ha crecido alimentado por las altas temperaturas — que hoy alcanzarán los 43 grados — y los vientos de hasta 13 kilómetros por hora. Unidos a la seca vegetación propia de la región, estos factores han provocado que hasta ahora, en la mañana de este sábado hora californiana, solo esté controlado un cinco por ciento.

Mientras, el gobernador del Estado, Jerry Brown, ha declarado el estado de emergencia ante una “catástrofe inminente” que afecta a vidas humanas, propiedades y ganado. Más de 500 viviendas han sido arrasadas y casi 5.000 están en peligro.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha autorizado al Departamento de Seguridad Nacional y a la Agencia Federal para la Gestión de Emergencias (FEMA), en lo que supone la ratificación presidencial de la declaración del gobernador.

Actualmente hay 89 incendios forestales de grandes dimensiones en 14 estados de Estados Unidos, especialmente en el oeste del país, según datos del Centro Nacional Interagencial contra Incendios.

En lo que va del año, los incendios forestales han arrasado cerca de 1,7 millones de hectáreas todo el país, por encima de las 1,5 millones de hectáreas de media quemadas en el mismo periodo de tiempo a lo largo de la última década.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.