El exministro de Interior Juan Ignacio Zoido se ha despedido este miércoles de la cartera del Ministerio recordando, entre otras cosas, el caso de la desaparición y muerte de Gabriel Cruz, el niño almeriense de ocho años asesinado en febrero. “Jamás olvidaré la lección que me dieron Ángel y Patricia”, ha manifestado Zoido, señalando a los padres del pequeño.

Zoido ha colgado una serie de mensajes a través de su perfil personal en Twitter en los que ha agradecido tanto al expresidente del Gobierno Mariano Rajoy como a sus compañeros del Ejecutivo y al personal de Interior que le “han ayudado día a día”. Además, el ya exministro ha señalado que durante su trayectoria en el Gobierno ha habido “momentos durísimos” como los atentados de Barcelona y Cambrils o como el caso del pequeño niño almeriense.

“Pero incluso los peores momentos te hacen crecer como persona y te permiten conocer maravillosos ejemplos de humanidad, generosidad y entrega a los demás”, ha escrito Zoido, quien ha recordado a Ángel y Patricia, los padres del niño, por darle una “lección” que nunca “olvidará”.

Acompañado a este mensaje ha publicado una foto de él mismo dando un abrazo a la madre del pequeño asesinado durante la capilla ardiente.

De su lado, la madre de Gabriel ha agradecido el gesto del exministro con otro mensaje en la misma red social: “Jamás olvidaremos su ayuda, apoyo y en especial su discreción y cariño desde la intimidad”, ha escrito la madre.

Patricia ha añadido a su mensaje que “más allá de los cargos están las personas”, y tanto para el padre de su hijo como para ella, Zoido “siempre será una persona de bien”, tal y como, según ha apuntado, “ha demostrado en este durísimo proceso” que supuso la pérdida de Gabriel. “Un abrazo enorme y gracias”, concluye su tweet.

Al extitular de Interior ya se le vio visiblemente emocionado ante las muestras de entereza de los padres del niño cuando asistió al funeral en la Catedral de Almería llevando una bufanda de color azul en su mano.

Fue la madre del pequeño, Patricia, quien regaló al ministro la bufanda azul que tuvo durante los doce días que duró la búsqueda en señal de agradecimiento por el trabajo que habían realizado los agentes de la Guardia Civil desplazados desde la desaparición del menor el 27 de febrero a Las Hortichuelas de Níjar, en Almería.

La bufanda se la cosió la abuela de Gabriel y el menor la llevó con él durante el fin de semana anterior a su desaparición en unos días que pasó en la nieve, donde los padres recordaban que el pequeño fue muy feliz. Patricia apareció ante los medios de comunicación siempre luciendo esta prenda que, en la Diputación de Almería donde se instaló la capilla ardiente, entregó al ministro Zoido.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.