Foto: Reuters

Un total de 109 personas han muerto por la erupción del Volcán de Fuego, ubicado en el centro de Guatemala, según ha anunciado este martes el director del Instituto Nacional de Ciencias Forenses de la nación centroamericana (INACIF), Fanuel García.

Hasta ahora, las autoridades guatemaltecas habían informado de la muerte de 75 personas. Sin embargo, en las últimas horas el balance de víctimas mortales ha seguido aumentando. Entre ellas se encuentra un niño de ocho años que ha fallecido en el Hospital General San Juan de Dios a causa de las quemaduras sufridas.

Además, hay casi 60 heridos, más de 12.000 evacuados y cerca de dos millones de afectados que se reparten en los departamentos de Escuintla, Sacatepéquez y Chimaltenango, en cuyos límites se asienta el Volcán de Fuego, de acuerdo con el diario local ‘La Prensa’, que ha señalado que cerca de 200 personas continúan desaparecidas.

La Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (CONRED) ha tenido que suspender este jueves las labores de búsqueda y rescate de los desaparecidos porque tras la erupción del pasado domingo “las condiciones climáticas y las derivadas del material aún caliente depositado en el área de afectación no son las adecuadas”.

La Federación Internacional de las Sociedades de la Cruz Roja y Media Luna Roja ha expresado su preocupación por el impacto económico de este desastre natural a largo plazo. “No deberíamos subestimar la magnitud de lo ocurrido”, ha dicho su presidente, Francesco Rocca, en un comunicado.

Rocca ha explicado que las cenizas tóxicas han cubierto más de la mitad de la extensión terrestre de Guatemala, lo que incluye campos de cultivo esenciales. “Esperamos que esto no signifique un segundo desastre” en términos alimentarios, ha dicho.

La comunidad internacional, especialmente los países de la región, han comenzado a enviar ayuda humanitaria porque, tal y como ha reconocido el presidente guatemalteco, Jimmy Morales, este desastre natural ha superado con creces la capacidad de respuesta de las arcas públicas.

Esta es una de las mayores tragedias sufridas por Guatemala en años. El Gobierno ha declarado el estado de emergencia y tres días de duelo nacional.

La fenómeno volcánico, el más fuerte de los últimos años, ha provocado la evacuación de 12.400 personas, según datos de la Conred. Los albergues que se encuentran habilitados para brindar asistencia a las personas afectadas por la erupción del volcán han dado cobijo por el momento a unas 4.000 personas.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.