Una lectora se ha puesto en contacto con nosotros para denunciar el caos al que los usuarios de Transport Públic de Mallorca (Tib) tienen que hace frente a diario para ir a trabajar sin que, pese a las reiteradas quejas y reclamaciones por lo que sucede, sirvan para conseguir algo.

“Me pongo en contacto con vosotros por si podéis haceros eco de esta situación”, nos ruega la usuaria quien nos explica que las colas para acceder a un autobús en la Estación Intermodal son “interminables. Hay que estar un mínimo de 30 o 40 minutos haciendo cola y eso no te asegura siquiera que puedas llegar a subir a un autobús, lo que provoca peleas entre los usuarios por intentar acceder primero. Han quitado frecuencias y vamos, literalmente hablando, hacinados”.

“Además”, continúa explicando esta mujer, “vamos más de una treintena de personas de pie, por la autopista, sin apenas ventanillas (dos en todo el autobús) y con el aire acondicionado que no funciona. En muchas paradas los conductores ya ni se paran porque van cargados desde la salida”.

Todo ello “provoca nervios y peleas entre los usuarios, con los conductores”, añade esta usuaria que tiene la necesidad de usar el transporte público para acceder a su puesto de trabajo. Los problemas, además, se producen también a la hora de volver a casa: “Este verano es un auténtico desastre, llegamos a tardar hasta dos horas en regresar”.

Y lo peor, sin embargo, es la falta de respuesta por parte de la compañía cuando hay quejas: “Ni nos dan una solución, ni nos contestan”.

 

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.