Un total de 15 embarcaciones harán durante este verano tareas de vigilancia e información sobre la prohibición de fondear encima de la posidonia oceánica en zonas catalogadas como lugar de interés comunitario (LIC) y a zonas de especial conservación (ZEC) de las cuatro islas, siendo cinco embarcaciones más que en 2017.

Según ha informado el Govern en un comunicado, el pasado 18 de mayo se inició el servicio de asistencia al fondeo encima de posidonia en Pitiusas y, el pasado viernes, se hizo en Mallorca y Menorca. La prestación del servicio acabará el 30 de septiembre.

El Consell de Govern autorizó a la Conselleria de Medio Ambiente, Agricultura y Pesca a transferir 1,9 millones de euros al Institut Balear de la Natura (Ibanat), entre este año y en el 2021, para atender el control de fondeos de embarcaciones y para asegurar al estado de conservación de las praderas de posidonia durante este periodo, a razón de 485.000 euros el año.

Este contrato, con un plazo de vigencia de dos años y la posibilidad de prórroga de dos años consecutivos más, tiene por objeto asegurar el estado de conservación de las praderas de posidonia oceánica, especialmente en las zonas con más presión de barcos, durante los meses de verano.

El conseller de Medio Ambiente, Vicenç Vidal, ha señalado que “este año habrá un dispositivo más ambicioso en la protección de la posidonia, con más medios y durante más tiempo”. En esta línea, ha informado que “el año pasado el número de asistencias totales en tres meses, entre ayuda al fondeo y cambio de fondeo, fueron un total de 6.678 embarcaciones” y ha confiado en que “al acabar esta temporada, este número baje considerablemente”.

De esta manera, las zonas de servicio estarán repartidas en Mallorca, con cinco embarcaciones ubicadas en las bahías de Pollença y Alcúdia; en el área marina del lugar de interés comunitario correspondiente a las montañas de Artà; en cala Figuera (dentro del ámbito marino del paraje de la Serra de Tramuntana), y en el archipiélago de Cabrera (parte norte del LIC). Además, también se amplían las zonas de la costa de Llevant, Portocolom, el área marina de la cap de Cala Figuera y la zona de Calvià.

En la isla de Menorca, dos embarcaciones trabajarán en las zonas del arenal de Son Saura y al área marina del sur de Ciutadella, y la vigilancia se ampliará en la zona comprendida entre la cala de Llucalari y Calescoves, y al área marina de Punta Prima, en la isla del Aire.

En las Pitiusas, tres embarcaciones trabajarán en Ibiza, a los límites del Parque Natural de ses Salines, y también cubriendo el área marina de Tagomago, en el norte de Ibiza. Con respecto a Formentera, donde se concentra el número más elevado de fondeos, cinco barcas cubrirán ses Salines de Ibiza y Formentera, el área marina de la playa de Tramuntana y el área marina de cala Saona.

Desde el Govern han destacado que Ibiza y Formentera dispondrán de recursos propios del Ibanat desde mayo, con tres barcas y cuatro vigilantes de áreas marinas. Se trata de algunas de las nuevas incorporaciones efectivas de las cuarenta plazas nuevas creadas.

Además, si es necesario también se ofrecerá asesoramiento a embarcaciones de grandes esloras (entre 15 y 110 metros), con el fin de evitar impactos sobre esta fanerógama marina en las maniobras de fondeo.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.