La rápida reacción de un policía local de Palma fuera de servicio y de un socorrista han logrado salvar la vida de un pequeña que se ha ahogado este mediodía en una piscina del Polideportivo Municipal de Bahía Azul (Llucmajor).

El policía disfrutaba junto a su familia de una comida de fin de curso de su hija cuando ha oído gritos de “¡Se ha ahogado! ¡Se ha ahogado!”. Al acercarse al lugar del que provenían los gritos ha visto como el socorrista sacaba del agua el cuerpo de una niña de dos años que estaba inconsciente y con los labios amoratados.

Tanto el policía como el socorrista han comenzado a practicar maniobras de recuperación mientras la tensión de los familiares de la pequeña iba en aumento hasta el punto de entorpecer las labores de reanimación. Sin embargo, el policía ha logrado controlar la situación y que los familiares de la niña se apartaran y les dejaran trabajar.

Finalmente, y tras varios minutos, la pequeña ha comenzado a vomitar agua, ha recuperado el pulso y ha abierto los ojos, aunque no parpadeaba ni reaccionaba a ningún estímulo.

Varias dotaciones de la Policía Local de Llucmajor, así como dos ambulancias, se han personado en el lugar al cabo de unos minutos. El personal de la ambulancia se ha hecho cargo de la pequeña que ha sido trasladada, en estado muy grave, hasta Son Espases.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.