Un ejemplar muerto de tiburón cañabota gris apareció a primera hora de la tarde de ayer en la playa de Cala Sant Vicent de Ibiza.

El escualo, una hembra que medía más de tres metros, llegó muerto a las costa y originó una gran expectación entre los usuarios de la playa hasta su retirada sobre las 17:00 horas.

El tiburón cañabota no es una especie peligrosa para el ser humano (de hecho, los pocos casos conocidos de ataques a humanos parece que siempre han estado ligados a una provocación previa), que habita a grandes profundidades y que puede llegar a medir unos 5 metros y pesar más de 1000 kg.

Su principal fuente de alimentación son los crustáceos, otros tiburones o lo que consiga de prácticas carroñeras.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.